›› EN LA CAPITAL | CONFLICTOS SINDICALES

Un funcionario municipal, a las piñas con un empleado

El Ejecutivo inició un sumario administrativo para determinar posibles sanciones. Ligan a la Casa de Gobierno en la gresca El SOEM pidió que se desplace al subdirector de Obras Públicas y denunció “aprietes”
Compartir
AGRESIÓN. Jiménez explica con sus manos como, según su versión, un funcionario lo golpeó desde atrás. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

Un funcionario municipal se trenzó a golpes con un empleado administrativo en la Dirección de Obras Públicas Municipal (DOPM) y despertó los conflictos gremiales en la Intendencia. La conducción del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM) adelantó que realizará una presentación en la Secretaría de Trabajo, y exigieron que se desplace al subdirector de la repartición. Desde la Municipalidad adelantaron que la disputa se esclarecerá por un sumario administrativo, y acusaron al titular del gremio de ser un enviado de Casa de Gobierno.

De acuerdo a la versión del sindicato, el subdirector de la DOPM, Miguel Vallejo, le propinó un puñetazo por la espalda Edgardo Jiménez y luego le pateó la cabeza cuando estaba tendido. La pelea pasó el miércoles a la mañana, en el patio de la dependencia (Mate de Luna y Paso de los Andes). Ese día un grupo de trabajadores de cooperativas de la construcción protestaban en el ingreso de la sede. Siguiendo el relato, se apostaron sobre el ingreso, para impedir la salida de vehículos.

“Los empleados salimos a mirar qué sucedía. Vallejo comenzó a insultarlos, los prepoteó. Luego los amenazó con correrlos. En ese momento intervengo, y mientras él insultaba le digo que no podía amenazar a la gente. ‘Agarrá una pala y un pico porque a vos te vamos a correr, si no te querés ir te vamos a ir (sic)’, me dijo. Le respondí que era un delincuente”, relató ayer Jiménez desde su casa. De acuerdo a la versión, Vallejo fue a buscar su camioneta e intentó salir, pero los cooperativistas no se movieron. “Pedí fuego para fumar. Él bajó de su camioneta y me buscó. Cuando me di vuelta estaba Vallejo frente a mí, cara contra cara. Me dijo: ‘qué te pasa a vos cu...’ y me empujó. Mi reacción fue intentar empujarlo y ahí me pega una trompada. Intento defenderme y nos separaron. Cuando estaba yéndome me pegó una trompada en la cabeza, de espaldas, y me caí contra su camioneta. Ahí es cuando me patea tres veces hasta que nos separaron”, describió.

Desde SOEM agregaron que sufren ‘aprietes’ crónicamente de parte de funcionarios municipales. “Nos enteramos de que pidieron las filmaciones de las cámaras de seguridad cuando hicimos la asamblea de hoy (por ayer), porque querían ver quiénes participaron. Debemos terminar con la intimidación, esto viene de la época de (Domingo) Amaya, cuando (Germán) Alfaro lo asesoraba”, arremetió Osvaldo Acosta, titular del SOEM, en comunicación con este diario. “Esto que pasó fue la gota que rebalsó el vaso. Nos persiguen absolutamente de toda forma. Que un funcionario se atreva a pegarte, a patearte en el suelo y a agredirte de tamaña forma, es que está acostumbrado a que nadie le diga nada. Hace 22 años que trabajo en la DOPM, y hubo discusiones de toda índole pero jamás se levantó la mano”, insistió Jiménez.

La réplica oficial

El secretario de Gobierno, Walter Berarducci, explicó que se inició un sumario administrativo para esclarecer los hechos, y atacó a Acosta, a quien tildó de ser un instrumento político de Casa de Gobierno. “Vallejo no fue el agresor, sino que él repelió y luego respondió a una agresión. Todas las partes acercarán sus pruebas al sumario, para que se esclarezcan los hechos por vía institucional y se diluciden posibles sanciones”, afirmó.

“Cada aparición de Acosta, este personero del gobernador (Juan) Manzur y de su funcionario (Pablo) Yedlin, implica violencia. Su aparición es querer volver al pasado del apriete y no de formalizar ningún reclamo para mejorar las condiciones de trabajo. Busca perturbar la paz del municipio. Daremos todas las garantías porque queremos que se conozca la realidad y se apliquen las sanciones que estatutariamente se determinen”, expuso. Y agregó: “más que un problema en una repartición por un reclamo laboral, esto es únicamente la búsqueda de protagonismo a través de la violencia. El municipio no es una caja para que la manejen ni nosotros los funcionarios, ni los empleados ni los sindicalistas. Acosta es un instrumento que aparece para perturbar la gestión de Alfaro cuando la Intendencia busca autonomía y reclama más fondos coparticipables. Justo Acosta, ex candidato por un acople de Manzur y de Yedlin”.

Más como esto