ESPERANDO LAS LLUVIAS

Hay tanta basura que se teme que desborde el canal Sur

El canal está obstruido en tal grado que funciona al 40%, aseguró un funcionario municipal.
Compartir
EL CRUCE. Debajo del puente ferroviario sobre el canal Sur se acumula la basura que arrastra el agua. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO.  |  Ampliar  (1 de 4 fotos)

Trozos de caucho, restos de plásticos, neumáticos rotos, residuos sólidos de todo tipo flotan en el agua estancada, y se mezclan entre el fango. El olor es fétido. Las malezas crecen al costado y se extienden sobre las paredes de cemento del canal Sur. La basura se acumula día a día y se convierte en una suerte de tapón gigante del canal que cruza la calle Jujuy, en el acceso sur a la capital tucumana.

La proximidad de la temporada estival abre una serie de interrogantes sobre qué sucederá cuando empiecen las lluvias. De hecho, Juan Minetti, doctor en meteorología, advirtió que entre el 6 y el 10 de este mes habrá tormentas fuertes que seguramente provocarán daños. El director de Defensa Civil de la Municipalidad de la capital, Oscar Terraza, aclaró que ese organismo se rige por los alertas que emite el Servicio Meteorológico Nacional.

El funcionario explicó que en estos días, el personal de Obras Públicas realizó tareas de limpieza de residuos acumulados. Sin embargo, Terraza resaltó que los tucumanos suelen arrojar residuos de manera irresponsable. Es una cuestión cultural y no se miden las consecuencias. Los residuos se arrojan en un sitio, pero el agua los arrastra hasta desembocar en otro, donde se produce el efecto tapón que, a su vez, provoca las inundaciones. “En época de lluvias, esta situación se transforma en un problema que obstruye el cauce de agua y ahí se produce la retención que tanto perjudica a los vecinos”, dijo.

Terraza detalló que en otros tiempos se diseñó el desagüe a través de los canales norte y sur, que envuelven la ciudad, y desembocan en el río Salí. “Esa obra -precisó el funcionario- estaba prevista para una determinada cantidad de barrios, pero luego se agregaron otros por fuera del cordón de San Miguel, como son Los Pocitos, Lomas de Tafí, Horco Molle, todo lo que creció la avenida Perón, los countries en el camino de Sirga, la zona de El Manantial que ha crecido mucho y entonces los canales se ven desbordados”, agregó.

Las previsiones

El titular de Defensa Civil insistió en que las previsiones para la temporada de lluvias están tomadas en la órbita oficial. “Trabajamos de manera coordinada con la Dirección de Familia, que son los encargados de hacer el relevamiento asistencial; con la Policía provincial, que se encarga de brindar seguridad a las personas que requieren evacuación en los albergues correspondientes; todo bajo la órbita de lo que llamamos el Comité de Emergencias”, dijo.

El titular de la Secretaría de Relaciones Institucionales, José Luis Avignone, en cambio, fue más incisivo. Por nota, solicitó al gobernador, Juan Manzur, que adopte las medidas para solucionar el tema antes de que empiecen las lluvias. Avignone dijo que la situación en el canal Sur, bajo el puente ferroviario ubicado a la altura de la calle Manuel Casas, es preocupante. “El canal se encuentra con una obstrucción tan alta, que lo hace funcionar a un 40% de su sección, debido a la gran acumulación de enlame”, advirtió Avignone.

Ayer, al mediodía, Mariela Córdoba, vecina del barrio Miguel Lillo cruzaba el puente ferroviario con su hija camino a la escuela Güemes. Al ser consultada sobre la temporada de lluvias que se avecina respondió con resignación. “Ya estamos acostumbrados a estar inundados”, dijo.


En el río Muerto haría falta un puente nuevo.

En Yerba Buena preocupa el anuncio de que se aproximan severas tormentas. Todavía aletea el fantasma de las inundaciones que en 2015 se llevaron las defensas que había construido la Dirección Provincial del Agua en el río Muerto (lo que causó el anegamiento del piedemonte) y obligaron a restringir el tránsito por el puente. Los pronósticos asustan porque significativas obras que encaró la Municipalidad -algunas, iniciadas durante la gestión de Daniel Toledo- están demoradas. Es el caso de la canalización del boulevard 9 de Julio, que se paralizó en agosto de 2015 y que debía haberse terminado a fines del año pasado, de acuerdo con los plazos oficiales de ejecución.

La voz oficial

Según informó el intendente, Mariano Campero, la UTE responsable de la obra, Supercemento, aseguró que estará lista en enero de 2017. Agregó que la empresa se comprometió a que el 20 de diciembre estarán culminados los cuatro colectores que se construyen en las intersecciones de la avenida Aconquija y calles Güemes y Andrés Villa -primero- y Chacho Peñaloza y Rubén Darío -ahora-. Además, para las Fiestas deberían habilitar el tránsito por el boulevard, pavimentado completamente entre Camino del Perú y Solano Vera.

“El 85% de la obra está. La idea es liberar el tránsito de avenida Aconquija en unas semanas, al igual que otros sectores de la zona sur de la ciudad. Probablemente pongamos reductores de velocidad en esa nueva traza. Estamos pidiéndole a la Nación, además, fondos para el alumbrado público de la nueva calle, que no estaba contemplada”, informó Campero y aseguró que haber apurado la obra del boulevard permitirá controlar las inundaciones al sur de avenida Aconquija. “Estamos limpiando los canales y hemos levantado los árboles caídos en el cauce del río Muerto”, añadió.

Medidas preventivas

La Municipalidad puede limpiar el cauce, pero mantener el puente es responsabilidad de la Dirección Provincial de Vialidad. Su titular, Ricardo Abad, reconoció que el estado del puente no es el mejor, y destacó que se realizaron dos medidas preventivas: se movilizó un muro de contención que había formado un dique, para que no retuviera las aguas, y se solucionó, mediante un diente que impida el arrastre de material, la erosión en el lecho del río, justo debajo del puente.

“La solución de fondo sería hacer un puente nuevo. Hemos pedido los fondos a la Nación, pero nos responden que no hay presupuesto”, finalizó.


relleno con áridos: una solución polémica
La urgencia de rehabilitar en Cochamolle (Arcadia) el tránsito por la ruta 324 (Interpueblos), a la altura del puente caído del río Seco, llevó  a los técnicos de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) a una salida polémica: rellenaron con áridos el espacio que dejaron los tres tramos del viaducto derribados por la creciente en el verano de 2015. La ruta se reconstruyó sobre el montículo con una capa asfáltica que se empalmó con el tramo que sobrevivió a la correntada. Ahora el tránsito es normal, pero el paso del río a la altura del puente quedó convertido en un embudo. El ancho del cauce, de unos 120 metros, se redujo un 70%. Los vecinos advirtieron que la obra es muy precaria y que un par de crecientes van a terminar de destruirla. Y, lo que es peor, están seguros de que las aguas avanzarán sobre sus viviendas.
 
colonia uno de río chico 
Se trabaja contrarreloj para reencauzar las aguas a fin de evitar futuros desbordes
En el río Chico las máquinas trabajan sin tregua para reencauzar las aguas del cauce que, durante el verano pasado, más de cuatro veces desbordó e inundó el pueblo homónimo y la Colonia Uno de Santa Ana. Las pérdidas que acusaron los casi 3.000 pobladores fueron cuantiosas. Ahora ruegan que el río se mantenga calmo. Las últimas lluvias generaron sustos en la gente que permaneció alerta ante la evolución del cauce. “Esperamos que los trabajos que se hicieron eviten los desbordes del Chico. A todos nos tiene atemorizados. Es que no estamos muy seguros de que la obra que se ha hecho sea confiable. Nos parece que se tienen que hacer trabajos más profundos y con más tiempo”, planteó Gustavo Suárez, de Río Chico.
 
Los agudo 
la comuna pide recursos para poder construir las defensas con gaviones
En Los Agudo (8 km al este de Aguilares) las últimas lluvias agitaron el río Medinas, que casi se desborda. Los vecinos vivieron momentos de angustia y el temor de volver a quedar aislados. El último verano el agua los rodeó por unos tres meses. Hay tres máquinas de la Dirección Provincial del Agua que trabajan contrarreloj para reencauzar el río. “Lo que se hizo hasta ahora no va a alcanzar para frenar las crecientes”, advirtió el vecino Juan Díaz. El comisionado comunal, David Elías, reconoció que al margen de las obras de dragado que se ejecutan en el Medinas, es vital la construcción de defensas con gaviones. “Nuestra comuna no tiene los recursos para esa obra. Le pedimos a la DPA que haga las defensas a partir del km 13”, dijo.

ARCADIA
Relleno con áridos: una solución polémica

La urgencia de rehabilitar en Cochamolle (Arcadia) el tránsito por la ruta 324 (Interpueblos), a la altura del puente caído del río Seco, llevó  a los técnicos de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) a una salida polémica: rellenaron con áridos el espacio que dejaron los tres tramos del viaducto derribados por la creciente en el verano de 2015. La ruta se reconstruyó sobre el montículo con una capa asfáltica que se empalmó con el tramo que sobrevivió a la correntada. Ahora el tránsito es normal, pero el paso del río a la altura del puente quedó convertido en un embudo. El ancho del cauce, de unos 120 metros, se redujo un 70%. Los vecinos advirtieron que la obra es muy precaria y que un par de crecientes van a terminar de destruirla. Y, lo que es peor, están seguros de que las aguas avanzarán sobre sus viviendas.

COLONIA UNO DE RÍO CHICO
Se trabaja contrarreloj para reencauzar las aguas a fin de evitar futuros desbordes

En el río Chico las máquinas trabajan sin tregua para reencauzar las aguas del cauce que, durante el verano pasado, más de cuatro veces desbordó e inundó el pueblo homónimo y la Colonia Uno de Santa Ana. Las pérdidas que acusaron los casi 3.000 pobladores fueron cuantiosas. Ahora ruegan que el río se mantenga calmo. Las últimas lluvias generaron sustos en la gente que permaneció alerta ante la evolución del cauce. “Esperamos que los trabajos que se hicieron eviten los desbordes del Chico. A todos nos tiene atemorizados. Es que no estamos muy seguros de que la obra que se ha hecho sea confiable. Nos parece que se tienen que hacer trabajos más profundos y con más tiempo”, planteó Gustavo Suárez, de Río Chico. 

LOS AGUDO 
La comuna pide recursos para poder construir las defensas con gaviones

En Los Agudo (8 km al este de Aguilares) las últimas lluvias agitaron el río Medinas, que casi se desborda. Los vecinos vivieron momentos de angustia y el temor de volver a quedar aislados. El último verano el agua los rodeó por unos tres meses. Hay tres máquinas de la Dirección Provincial del Agua que trabajan contrarreloj para reencauzar el río. “Lo que se hizo hasta ahora no va a alcanzar para frenar las crecientes”, advirtió el vecino Juan Díaz. El comisionado comunal, David Elías, reconoció que al margen de las obras de dragado que se ejecutan en el Medinas, es vital la construcción de defensas con gaviones. “Nuestra comuna no tiene los recursos para esa obra. Le pedimos a la DPA que haga las defensas a partir del km 13”, dijo.

Más como esto