›› EN LA CÁMARA | CONFLICTO EN LA FLORIDA

Vecinos denuncian “aprietes” de una delegada

Legisladores recibieron y acompañaron ayer a los trabajadores que, con el aval del fallecido cura Viroche, venían denunciado anomalías Según los empleados comunales, la comisionada rural Inés Gramajo de Soria los obligaba a compartir los salarios con otras personas. Aportaron un audio y otras posibles pruebas
Compartir

La última vez que habían estado en el edificio de la Legislatura había sido en junio, con la compañía del cura Juan Viroche -quien fue hallado muerto en la iglesia a su cargo cuatro meses después-. Ayer, el grupo de trabajadores de la comuna de La Florida volvió a entrevistarse con los legisladores de la comisión de Derechos Humanos.

Como en aquella ocasión, acusaron a las autoridades del pueblo por una presunta retención indebida de sus haberes. Esta vez, con una novedad: un audio en el que se escucha la supuesta voz de la comisionada rural, Inés Gramajo de Soria, en el que se referiría a las aparentes anomalías. A raíz de esto, oficialistas y opositores decidieron acompañar a los vecinos para que declaren en la Justicia Penal.

“El clima que transmitieron estos trabajadores es que, luego de la muerte dudosa del padre Juan, las cosas empeoraron en La Florida”, señaló el radical Fernando Valdez, presidente de la comisión legislativa. Advirtió que, según esos testimonios, los hechos producidos en el pueblo son “graves”. “Continúan las situaciones de persecución y de retención de salarios a algunos empleados. Se trata de derechos básicos (que estarían siendo vulnerados); es algo grave y delictivo: no se puede desde el Estado retener el salario de un trabajador, bajo ningún concepto”, indicó el radical.

Además de Valdez participaron Stella Maris Córdoba (Peronismo del Bicentenario), Irene Medina (oficialista) y Luis Brodersen (PRO-A). Estuvo también como oyente el jefe del bloque oficialista Tucumán Crece, Ramón Santiago Cano.

Los representantes del pueblo dialogaron durante más de una hora con la decena de vecinos, en el 4° piso de la Cámara. Cuando escucharon el audio con la supuesta voz de la comisionada rural, resolvieron labrar un acta y comunicarse con el fiscal de Instrucción Washington Navarro Dávila -quien había abierto de oficio una causa referida a esta situación- para transmitirle los hechos denunciados por los vecinos. Según fuentes del cuerpo colegiado, el fiscal les ofreció en el acto que se trasladaran a la sede penal de Tribunales, ubicada a una cuadra del edificio de la Legislatura, para que se les tomara declaración a los vecinos (se solicitó el resguardo de su identidad por temor a posibles represalias). Valdez, Córdoba y Brodersen escoltaron al grupo, que fue pasando de a uno a la oficina de la Fiscalía de Instrucción de la V Nominación.

LA GACETA accedió al audio que aportaron los vecinos. En él se escucha a la supuesta comisionada rural de La Florida, esposa del ex delegado, Arturo “Chicho” Soria, hablando con personas que estaban en conflicto con la administración del pueblo. “Merezco una explicación como autoridad”, se escucha que exige quien sería, según los vecinos, Gramajo de Soria.

Tras esto llegó un llamado de atención ante las quejas por la supuesta división de los contratos. “Arreglos son arreglos, y los arreglos se deben respetar”, sostiene esa voz, que sería de la delegada rural, según la denuncia.

“No estamos en plan de ponerse en contra de nadie”, le responde otra persona, antes de aclararle que lleva años compartiendo sus haberes y, con la inflación y la crisis económica, los recursos ya no le alcanzan. “Arreglos son arreglos”, le insistió su interlocutora.

Otro trabajador cuestionó que se destinara la mitad de su salario a otro contratado que no asistía nunca a la comuna, y sólo pidió que le pusieran un “compañero” que fuera realmente responsable. La voz de mujer le contestó con firmeza. “Yo también quiero que cada uno tenga su contrato. Así como ustedes exigen, yo también les voy a exigir. Les voy a exigir horario... no van a ser dueños para decirme: ‘deme permiso para esto, para lo otro’, como tienen ahora. Yo, dándoles lo que corresponde, van a tener que hacer lo que corresponde”, remarca quien -siempre según esa versión- sería la delegada.

En el audio, que se extiende por más de media hora, también se menciona el supuesto manejo de cargos por parte del ex comisionado Soria. “¿Cómo hice el arreglo con él? Si a mí me llegan 10 contratos, dos me los agarro yo y ocho para él. Él ve a quién le va a dar, porque yo no la conozco a la gente, no sé quién tiene antigüedad, no sé. (...) Yo le dije: ‘si me llegan 20 programas (cargos), dame dos o tres a mí, creo que es lo justo, y lo demás agarrátelo vos’. (...) Los compromisos de él ya los ha asumido, y no sé quién es la gente”, expresa quien sería Gramajo de Soria, según esta versión.

El presidente de la comisión de Derechos Humanos, Fernando Valdez (UCR), anticipó que ha invitado a la comisionada rural de La Florida, Inés Gramajo, para “que dé su versión”. Por su parte, el macrista Luis Brodersen afirmó: “la gravísima situación desnudada por el audio que escuchamos en la reunión de comisión nos obliga a tomar medidas urgentes; la escena de una funcionaria apretando a empleados no resiste el menor análisis”.

“Son los mismos de siempre”

LA GACETA se comunicó con el ex delegado de La Florida, Arturo Soria, para consultarle sobre la visita de trabajadores de esa comuna a la Legislatura y sobre la posterior declaración judicial. El esposo de la actual comisionada, Inés Gramajo, afirmó que no tenía conocimiento del hecho, pero se mostró a favor de que actúe la Justicia. “Son los mismos de siempre”, relativizó el dirigente afín a la Casa de Gobierno.

Etiquetas de esta nota