CRISIS ECONÓMICA

El 80% de los argentinos restringió el consumo

La demanda de alimentos se mantuvo, pero se achicó el tamaño de las compras. La caída fue del 4% en el año, la más alta desde 2001.
Compartir
FOTO ARCHIVO

BUENOS AIRES.- Compras "de a puchitos" (con mayor frecuencia y menor volumen) y elección de segundas marcas son las características del consumo durante el último año, para el 80% de la población argentina.

El dato se desprende de un estudio realizado por la consultora Kantar World Panel, publicado hoy por el diario "La Nación".

Ocho de cada diez argentinos restringieron su consumo en 2016, afectados por el ajuste económico,y se prevé una caída de la demanda de 4% para este año y un avance de 2,5% para 2017.

Los alimentos mantuvieron su lugar en las compras de los consumidores, pero la forma de comprar se modificó, con un comportamiento típico de épocas de crisis económica, según los especialistas.

Se trata del llamado consumo "de a puchitos" en el que el cliente aumenta su frecuencia de visita al supermercado, pero, al mismo tiempo, achica el tamaño de la compra que realiza.

El año concluirá, según sus proyecciones, con una caída en torno de 4%, la cifra más alta desde 2001, cuando se derrumbó cerca de 11%.

Para el año que viene se prevé una mejora de 2,5%, que sólo serviría para recuperar niveles de 2012.

En un trabajo presentado este mes por Juan Manuel Primbas, director para el Cono Sur de Kantar World Panel, se afirmó que la situación actual del consumo "es preocupante", que mirando el corto plazo "hay pocas señales de mejora" y que pensando ya en el año que viene el gran desafío es "crear demanda".

De acuerdo con la investigación presentada por la consultora, en los primeros tres trimestres del año cayó por primera vez la compra por acto (-2%), mientras se incrementó la frecuencia de compra (+1%).

"El 20% de los que más tienen mantuvieron su consumo, pero esto es algo habitual. Pocas veces aumentan o disminuyen su consumo en grandes porcentajes", esgrimó Primbas. Todos los rubros fueron afectados por la crisis de la economía: lácteos (-6%), bebidas (-8%), cuidado personal (-7%) y cuidado de la salud (-2%). Sólo los básicos, los más rígidos, se mantuvieron: alimentos (+1%), infusiones (0%) y congelados (0%).

Entre el tercer trimestre de este año y el mismo del año pasado, un 62% de las 300 marcas relevadas por Kantar World Panel perdió hogares.

Sólo un 38% sumó clientes. Las primeras marcas perdieron frecuencia de compra y las marcas B, en cambio, incrementaron su volumen por cada visita al súper.

Además, los supermercados perdieron cerca de 400.000 hogares en lo que va del año, mientras que, a contramano, el mayorista sumó clientela y mejoró la frecuencia de compra.

Según la consultora, la mitad de las familias buscan las promociones y un cuarto del gasto de los hogares se va en estos beneficios.