OBRAS PÚBLICAS

Mensaje conciliador de Jaldo al Presidente

Le pidió a Amaya que le comunique a Macri y a Frigerio que van a priorizar la gestión de gobierno por sobre las cuestiones políticas Se entregaron 190 casas en el megaemprendimiento Manantial Sur. Las obras comenzaron en 2013 y se encuentran demoradas
Compartir
MEZCLADOS. En la tarima sobre la que se realizó el acto hubo oficialistas y opositores, encabezados por Domingo Amaya y Osvaldo Jaldo. foto de Secretaría de Vivienda y Hábitat de la Nación

En la tarima ubicada sobre una calle barrosa se mezclaron unos y otros. Hubo algunas risas socarronas y miradas cómplices. Oficialistas y opositores compartieron apretujados el acto de entrega de 190 casas del megaemprendimiento Manantial Sur, al sudoeste de la capital. Fue la primera actividad pública en la que coincidieron representantes de la Provincia -del Frente para la Victoria (FpV)- y de la Nación -del Acuerdo para el Bicentenario (ApB)/Cambiemos- tras los cruces por la gestión de obras y por la reforma política.

La troupe provincial, la más numerosa, estuvo encabezada por el vicegobernador Osvaldo Jaldo, que se encuentra en ejercicio del Ejecutivo por el viaje del gobernador Juan Manzur a Estados Unidos. A la cabeza de la nacional estuvo el secretario de Vivienda y Hábitat de la Nación, Domingo Amaya. Ambos dirigentes compitieron por la vicegobernación en las conflictivas elecciones del año pasado.

Jaldo llegó acompañado de concejales, legisladores, intendentes y ministros. Amaya, por el intendente capitalino Germán Alfaro y el diputado nacional Federico Masso, entre otros.

En los discursos, Jaldo y Amaya se trataron de “amigo” y de “compañero”. Ambos, con diferentes expresiones, afirmaron que hay que dejar de lado las minucias partidarias para avanzar en la gestión. Debajo del escenario, Amaya y el interventor del Instituto Provincial de Vivienda y Desarrollo Urbano (Ipvdu), Gustavo Durán, discreparon sobre la planificación del barrio. El ex intendente de la capital, además, reclamó una vez más a los dirigentes locales que apoyen los cambios electorales nacionales.

“Mezquindades”

Amaya celebró estar en el acontecimiento con el “amigo Osvaldo Jaldo”. Afirmó que, al tomar el cargo, se encontró con 60.000 casas a medio hacer en el país: “lamentablemente, muchas no se podrán recuperar. Se habían parado los trabajos por muchos motivos. La mayoría, como en este caso, por falta de obras de infraestructura o porque no se pagaban al día los certificados de obra”. Luego, lanzó consideraciones sobre lo que, consideró, debería ser la política. “Tenemos que entender que los políticos tenemos que estar al servicio de la gente. Tenemos que trabajar como un equipo, de manera coordinada. La democracia establece la libertad de decidir. Es importante que nadie se sienta rehén por un trabajo o una casa. Es bueno que dejemos las mezquindades y trabajemos por el Tucumán que queremos”, instó. “¡Viva Amaya!”, gritaron unos punteros.

Jaldo dio la “bienvenida” a Amaya, Alfaro y Masso. Rápido de reflejos, comprometió al intendente para que la Municipalidad brinde los servicios a los vecinos de la zona. “Señor secretario lleve el mensaje al Presidente (Mauricio Macri) y al ministro del Interior (Rogelio Frigerio) de que vamos a priorizar la gestión, la institucionalidad y el interés de los tucumanos por sobre las cuestiones políticas”, requirió el presidente de la Legislatura.

Asumió luego el compromiso de buscar tierras aptas para la edificación de casas no sólo en la capital sino también en el interior. La afirmación no fue azarosa. El Gobierno había enrostrado en varias oportunidades que los municipios opositores, como el capitalino, eran más beneficiados que los conducidos por peronistas. “Gracias al Presidente, al ministro Frigerio y a vos compañero Domingo porque sé que tu rol es a nivel nacional pero que tu corazón esta en Tucumán”, concluyó el vicegobernador.

Si bien había rispideces subterráneas, los desencuentros entre la Provincia y la Nación se hicieron públicos luego de que Frigerio afirmara en un acto político que el ApB había ganado las elecciones locales. La declaración del ministro irritó al oficialismo. Manzur advirtió que no cambiarían lealtad por bolsas de cemento, en alusión a la obra pública financiadas con fondos federales.

Amaya aseguró, por otro lado, que la Provincia no tenía planificación de obras. En el salón Blanco se organizó un acto para presentar las 1.684 iniciativas elevadas a la Nación por un monto total de $ 26.810 millones. El coordinador en la provincia del Ministerio del Interior, Pablo Walter, afirmó que lo publicitado era “mentira”. El secretario General de la Gobernación, Pablo Yedlin, cruzó al macrista en Twitter y protagonizaron una espesa discusión virtual durante días. Yedlin lo invitó a una presentación la semana pasada, pero Walter no pudo concurrir. Otra página de discordia se abrió luego de que Manzur faltara a una reunión de gobernadores peronistas con Macri y luego no apoyara el avance de la reforma política en el Senado.