PODER EJECUTIVO

No dividirán el Ministerio de Gobierno y Seguridad este año

El ministro Amado afirmó que no está en los planes inmediatos
Compartir

El desdoblamiento del Ministerio de Gobierno, Justicia y Seguridad está en carpeta, pero no se concretaría durante este año.

Al menos, así lo dejó entrever el titular del área, Regino Amado. “Por el momento no está previsto para este año. Estamos trabajando ahora para llevar tranquilidad a los vecinos que reclaman mejoras en seguridad”, advirtió el monterizo ayer, en diálogo telefónico con LA GACETA.

Las carteras de Gobierno y Justicia y de Seguridad están trabajando fusionadas hace dos años. Desde que asumió el Gobierno de Juan Manzur -en octubre de 2015- se trabaja puertas adentro para volver a separarlas y así, rejerarquizar las oficinas de Seguridad.

De hecho, los secretarios de diversas áreas trabajan desde hace meses en la organización con vistas al futuro proceso de cambio. También se reorganizó la estructura y los números de agentes de la Policía provincial.

Las versiones daban cuenta de que, por los reclamos sociales y el escándalo por los casos relacionados con el narcotráfico, el cambio podría acelerarse. Fuentes oficiales advirtieron, sin embargo, que la atención de la Casa de Gobierno está más enfocada por estos días en la situación económica y la llegada del fin de año.

En junio, la intención de cambiar la estructura del Ejecutivo se había transparentado con la asunción del ex jefe de la IV Región de Gendarmería Nacional, Claudio Maley, como subsecretario de Integración Jurisdiccional del Ministerio de Gobierno, Justicia y Seguridad. Había trascendido entonces que la idea de Manzur era nombrarlo para que se fuera interiorizando del manejo del ministerio, hasta que este se dividiera y ponerlo luego a la cabeza de la seguridad. “No hay nada escrito en piedra. Todo está para modificar y adaptar, para tener las mejores dinámicas”, había opinado Manzur sobre la eventual modificación. El gobernador había halagado a Maley. También había ratificado al secretario de Seguridad, Paul Hofer. El perfil que habrían buscado es el de alguien que conociera la región y que tuviese conocimientos en lucha contra el narcotráfico.

En los últimos 10 años, fueron cuatro los ministros de Seguridad en la provincia. El área fue una de las que más cambió de conductores y, en general, los desplazamientos se dieron en medio de escándalos. En 2006, el entonces ministro de Seguridad de José Alperovich, Pablo Baillo renunció por la crisis generada como consecuencia del crimen -aún impune- de Paulina Lebbos. Lo reemplazó Eduardo López Herrera, que permaneció hasta diciembre de 2012. El abogado renunció luego de haber sido fuertemente cuestionado por Susana Trimarco, madre de “Marita” Verón, víctima de una red de trata. Fue tras el fallo que absolvió a los 13 acusados por el secuestro y desaparición de la joven.

López Herrera fue sustituido por Jorge Gassenbauer, hombre de confianza de Alperovich que ocupaba entonces el Ministerio de Coordinación, una especie de jefatura de Gabinete. En agosto de 2014, Seguridad se unificó con Gobierno y Justicia por la salida de su entonces titular Edmundo Jiménez, quien pasó al Ministerio Fiscal.

Etiquetas de esta nota