“ Hay un millón de iniciativas pero el mundo no ha mejorado”

El autor del libro (y creador del concepto) La economía azul es uno de los mayores referentes mundiales en cuestiones medioambientales y de economía sustentable. Alejado de la inescrupulosidad del empresariado predatorio pero también del utopismo verde, Pauli propone fórmulas viables que combinan eficiencia y generación de riqueza con el cuidado del planeta. Aquí habla sobre la alimentación futura, transgénicos, cambio cultural y acerca de las perspectivas de la Argentina

02 Oct 2016
1

Por Karina Ocampo - Para LA GACETA - Buenos Aires

El creador del concepto “Economía Azul” propone un mayor aprovechamiento de los recursos, incluso de los que hoy se consideran desechos, al observar y copiar la forma en que funcionan los ecosistemas naturales. Cerca de 200 proyectos lo perfilan como uno de los hombres más influyentes en la carrera por desarrollar modelos de negocios, trabajo y tecnología para frenar el cambio climático. Invitado por el capítulo argentino del Club de Roma y con una agenda completa en su paso por nuestro país, Pauli dio algunas entrevistas a medios, incomodó con su sinceridad a ciertos CEOs de grandes corporaciones en el evento Sustainable Brands BA, brindó una charla abierta en la Facultad de Derecho de la UBA y mantuvo reuniones con el presidente Mauricio Macri y el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman. En esta entrevista exclusiva para LA GACETA, el emprendedor se refirió a los temas que lo mantienen desde hace veinte años al frente de la Fundación Zeri.

- ¿Por qué consideras tan importante la inspiración en los niños?


- Si transferimos nuestro conocimiento a los niños, nunca vamos a tener un progreso, para mí es importante ponerles preguntas. Nuestra generación tiene todavía todo para aprender. Es importante destacar la necesidad de los padres, de la familia, del sistema educativo, de la sociedad, de parar en el intento de controlar su cerebro y dar inspiración.

- Tenés una serie de fábulas dedicadas a ellos. ¿Cómo te relacionas con la música?

- El ser humano tiene que recordar que cantamos y bailamos antes de hablar. Yo le pedí al cantante Andrés Cavas, que me compusiera 37 canciones y lo hizo en seis meses. No se les puede hablar de temas complejos en términos científicos, lo mejor es hacerlo con música, es parte integral de este intento de contribuir a un mundo mejor.

- ¿Por qué la comunidad de la Economía Azul es tan amplia en Colombia y no tanto en Argentina?

- He liderado desde el 79 muchas iniciativas en ese país, que tiene una situación particular. Por un lado tiene lo peor de la sociedad, con drogas, violencia; y por otro lado tiene los mejores ejemplos, porque es normal, una sociedad genera su yin y yang. Hay algunas personalidades que son extraordinarias: Paulo Lugari, que ha creado Las Gaviotas (una comunidad autosustentable), Jorge Reynolds con sus investigaciones del corazón, en la música Juanes y Shakira, que son amigos míos y han logrado cambiar la percepción de mucha gente. Es un país que adoro y que admiro por su capacidad de resistir la crisis. Cuando tienes siete millones de desplazados, 240.000 muertos por la guerrilla, necesitas gente con dedicación para salvarse, creo que es un mundo en crisis pero un mundo en progreso intelectual.

- ¿Qué nos hace falta como sociedad a los argentinos para evolucionar?

- Ustedes no necesitan una gran crisis sino un portafolio de oportunidades. La gente está dispuesta a hacer una lista de todo lo que anda mal; nadie trae propuestas. Tenemos que tener claro que el análisis del problema no es un prerrequisito para solucionarlo; el cambio se da porque hay gente que busca lo mejor, esto es lo que falta en mi percepción.

- ¿Hay alguna innovación, que vaya a cambiarnos la vida en los próximos años? En materia de autos, por ejemplo, la electricidad tal vez no sea una buena alternativa.


- Es una alternativa pero no es “la” solución. Necesitas cambios en red, que se interconecten y que hagan una transformación. Hay muchos pero no los vemos, esto causa una crisis de percepción. El ser humano con 50 años de publicidad, de materialismo, necesita poder tocar. En el momento en que tocas, descubres, y si tocas una raíz, un árbol en un bosque, te das cuenta de que estás conectado con todo. No podemos depender de una sola persona que sea el “Deus ex machina”; depende de todos nosotros dar pequeños pasos que nos permitan hacer un cambio total.

- Hace meses visitó nuestro país Bandana Shiva, referente en la lucha contra los transgénicos. ¿Consideras a la producción de OGM un problema?

- Si tú vives en un mundo donde los que tienen el poder de decisión piensan que es mejor producir más de lo mismo, la única solución son los transgénicos. Si tienes un mundo donde los que deciden tienen la claridad de que el mundo no es dinero ni volumen, es el valor agregado que le podemos dar a algo que parece que no lo tiene. Por eso es tan importante nuestra iniciativa del hongo en la borra de café, el sustrato que te queda es de excelente valor para una gallina. ¿Por qué decidimos que el 98% del café es basura, y lo mejor que podemos hacer es compostar? Por favor, no tiene sentido. Pero la lógica en la economía es que tenemos que producir más barato. Debemos tener claro que el valor es ética, y también valor financiero.

- ¿Cuál es tu relación con el movimiento Slow Food? ¿Y con su fundador?


- Yo estoy preparando un trabajo sobre comida, el alimento del siglo XXI, y trabajo mucho con la Universidad de Ciencias gastronómicas. Carlo Petrini es una de esas personas que ha tenido la capacidad de sentir cuál es realmente la ola, la fuerza en la comunidad, y de transformarlo en algo sencillo que todo el mundo entienda. En Slow Food el precio es justo, en armonía con la naturaleza. Yo estoy discutiendo cómo logramos transformar esta red en más de 200 países en algo que tenga más escala y más impacto, sin perder el espíritu original. En los últimos 50 años hay más de un millón de iniciativas, sociedades, comunidades en el mundo entero pero en las estadísticas, el mundo no ha mejorado. Tenemos que cambiar de estrategia, repensar cómo apreciamos la economía.

© LA GACETA

PERFIL

Gunter Pauli nació en Amberes, en 1956. Estudió Economía y obtuvo una maestría en Administración de Empresas y un doctorado honorario en Diseño sistemático del Instituto Politécnico de Turín. Fundó distintas empresas y fue asesor del Club de Roma. Fue el promotor de “Zero Emissions Research and Initiatives” con el apoyo del gobierno japonés y la Universidad de Naciones Unidas. En 1989 fue electo para ocupar un asiento en el Parlamento Europeo como político independiente. Es autor de numerosas publicaciones sobre sustentabilidad, daños ambientales y diversas cuestiones económicas.

Fragmento de  La economía azul *
Por Gunter Pauli
La Economía Azul permite responder a las necesidades básicas de todos con lo que tenemos a mano. Como tal es una nueva manera de hacer negocios: usando los recursos disponibles en sistemas de cascada, donde los desechos de un producto se convierten en materia prima para crear un nuevo flujo de caja. De esta forma se crean empleos, se genera capital social y aumentan los ingresos - y el medio ambiente que es la base para nuestras vidas no se daña ni se contamina más. Así podemos pasar de una economía donde lo bueno es caro y lo malo barato, hacia un sistema donde lo bueno e innovativo es asequible.
Para alcanzar esta visión, se han examinado miles de innovaciones y cientos se han identificado, imitando los ecosistemas naturales y su eficiencia. 100 de estas innovaciones se han presentado como reporte al Club de Roma en 2009. Alrededor de un tercio de estas 100 innovaciones ya están implementadas en compañías de todo el mundo, otro tercio existe como prototipo y el último tercio fue comprobado científicamente, pero es necesario investigar más para crear productos que se pueden comercializar.
Desde febrero de 2010 estamos presentando una innovación por semana junto con datos de mercado e indicaciones sobre el potencial y flujos de ganancia actuales. Estos ejemplos de negocios se distribuyen por medio de un boletín informativo y también están disponibles para los miembros registrados de nuestra comunidad.
Nuestro objetivo es inspirar cientos, miles o hasta millones de empresarios. Esta comunidad funciona como plataforma de información e intercambio.
Nuestra visión: crear 100 millones de empleos sostenibles hasta el 2020. No espere: ¡Empiece ya!
* Planeta.


Fragmento de La economía azul *

Por Gunter Pauli

La Economía Azul permite responder a las necesidades básicas de todos con lo que tenemos a mano. Como tal es una nueva manera de hacer negocios: usando los recursos disponibles en sistemas de cascada, donde los desechos de un producto se convierten en materia prima para crear un nuevo flujo de caja. De esta forma se crean empleos, se genera capital social y aumentan los ingresos - y el medio ambiente que es la base para nuestras vidas no se daña ni se contamina más. Así podemos pasar de una economía donde lo bueno es caro y lo malo barato, hacia un sistema donde lo bueno e innovativo es asequible.
Para alcanzar esta visión, se han examinado miles de innovaciones y cientos se han identificado, imitando los ecosistemas naturales y su eficiencia. 100 de estas innovaciones se han presentado como reporte al Club de Roma en 2009. Alrededor de un tercio de estas 100 innovaciones ya están implementadas en compañías de todo el mundo, otro tercio existe como prototipo y el último tercio fue comprobado científicamente, pero es necesario investigar más para crear productos que se pueden comercializar.
Desde febrero de 2010 estamos presentando una innovación por semana junto con datos de mercado e indicaciones sobre el potencial y flujos de ganancia actuales. Estos ejemplos de negocios se distribuyen por medio de un boletín informativo y también están disponibles para los miembros registrados de nuestra comunidad.
Nuestro objetivo es inspirar cientos, miles o hasta millones de empresarios. Esta comunidad funciona como plataforma de información e intercambio.
Nuestra visión: crear 100 millones de empleos sostenibles hasta el 2020. No espere: ¡Empiece ya!

* Planeta.

Comentarios