SUSTO

Video: un largarto lo atacó en las sendas de Horco Molle

El animal reaccionó de manera hostil cuando el hombre se acercó mientras lo filmaba. Recomendaciones para evitar mordeduras.
Compartir
Un hombre fue atacado por un lagarto en lo senderos de Horco Molle
GRAN SUSTO. Desde la Reserva de Horco Molle recomiendan no acercarse a los animales silvestres y pasar a unos dos metros de distancia para evitar que se sientan intimidados.

Quiso guardar un recuerdo en su celular pero al final se llevó un gran susto. Un tucumano filmó a un lagarto mientras caminaba por los senderos de Horco Molle. Cuando se acercó para tener imágenes de mejor calidad, el animal reaccionó de manera hostil ya que, aparentemente, se sintió amenazado. La filmación fue enviada por un lector y habría sido realizada hace pocos días.

El jefe de guardafaunas y encargado de manejo de la Reserva Experimental Horco Molle (UNT), Gabriel Rodríguez, explicó que el lagarto es de la especie caraguay, que no es venenoso y que probablemente se escapó de una casa ya que no es un animal autóctono y la gente suele tenerlo como mascota. "Cualquier animal silvestre al que uno se acerque se va a defender mordiendo, no hay que tocarlos. Lo recomendable es pasar a más de un metro y medio de distancia", indicó.

Mirá más: Reserva de Horco Molle, el "hospital" de los animales autóctonos

El caraguay tiene dientes pequeños y se alimenta con frutas o animales muertos, como ratas. Por eso, en caso de sufrir una mordedura, es recomendable ir a un Centro de Asistencia Primaria de Salud (CAPS) para que la herida sea limpiada ya que puede haber algún tipo de bacteria.

A la hora de defenderse, este tipo de lagarto suele morder mutilarse la cola de manera espontánea (autotomía caudal). "Ante una amenaza, el reptil se corta cola. Esta se queda moviendo hasta cinco minutos y en ese momento aprovecha para escapar", reveló Rodríguez.

El jefe de guardafaunas indicó que este tipo de animales suelen activarse en épocas de calor, al igual que otro tipo de lagartos o víboras. Estos animales no tienen venenos, a excepción de la serpiente yarará, que vive en la yunga tucumana. Por eso recomendó andar con cuidado por los senderos y evitar acercarse a los animales.

Etiquetas de esta nota