LULES

“Entraron los dos corriendo y lo apuñaló ahí, delante mío”

La prima de Juan Marcelo Jerez presenció el momento en que acuchillaron a su primo. En el barrio Colonia III, todos los vecinos le temen a “Banana”, quien está sindicado como el autor del crimen.
Compartir
TESTIGO PRESENCIAL. María Cecilia Jeréz no podía creer que hayan matado a su primo delante suyo. la gaceta / fotos de analia jaramillo  |  Ampliar  (1 de 2 fotos)

María Cecilia Jerez vio todo. Vio cuando su primo entró corriendo a la casa, apurado por el miedo. Vio cuando otro joven lo alcanzó con un cuchillo en la mano. Y vio cuando el homicida lo apuñaló en el pecho. También vio cuando el asesino salió enfurecido de la casa y desde la calle lanzaba amenazas mientras se alejaba. Por eso ayer, cuando velaban a Juan Marcelo Jerez, ella estaba petrificada. No podía creer que todo eso hubiera sucedido ante sus propios ojos.

Juan Marcelo se había ido con su hermana al centro de Lules, el miércoles a la tarde. Volvieron a su casa del barrio Colonia III alrededor de las 19. “Este chico (el homicida) se estaba drogando en la esquina. Cuando pasó mi primo, le pidió plata para comprar más droga. Mi primo le dijo que no y primero lo empujó y lo tiró al piso; después lo empezó a perseguir con un cuchillo en la mano; era un cuchillo muy grande”, describió la prima de la víctima.

Asustado por la furia del joven que lo perseguía, Juan Marcelo intentó refugiarse en la casa de su prima, que era la más cercana. “Estaba en el comedor cuando entraron los dos corriendo. Él (por el homicida) no le dijo nada: vino y lo apuñaló ahí, delante mío. Mi primo se fue a la pieza de mi mamá y no llegó ni a la cama, se cayó en el piso”, contó María Cecilia.



Aterrorizada, la joven le exigió al agresor que saliera de la casa. “Lo saqué afuera pero desde la calle me gritaba y me amenazaba, me decía que todos la íbamos a pasar mal”, contó la prima de la víctima. Ella y su hermano cargaron a Juan Marcelo en un taxi y lo llevaron al hospital de Lules. Había perdido mucha sangre porque lo hirieron en el pecho. Media hora después, los médicos les comunicaron su muerte.

Prófugo

A Juan Marcelo lo velaron en su casa. El cuerpo llegó ayer a la mañana, después de haber estado toda la noche en la morgue para que se practicara la autopsia. Cuando llegó el vehículo que traía sus restos, todos los vecinos se acercaron a recibirlo.

El joven tenía 23 años, vivía con sus padres en una vivienda humilde y trabajaba como ayudante de albañil. “Ahora estaba con una obra en Yerba Buena”, comentó su prima. Según sus palabras, el homicida ya había amenazado con matarlo en varias oportunidades. “A todo el mundo le anda pidiendo plata para comprar droga, en el barrio todos le tenemos miedo porque ya apuñaló a varias personas, pero así como entra a la cárcel sale”, agregó una vecina que se había acercado a darle el pésame a la familia. Esa versión fue confirmada por fuentes de la investigación, que ratificaron: “es verdad, ya había apuñalado a dos personas”.

El homicida, según coincidieron los vecinos con fuentes policiales, sería Diego Eduardo Ruiz. Tiene 20 años y vive en la esquina de la casa de la víctima. Ayer, mientras se desarrollaba el velorio, varios policías recorrían el barrio: intentaban atraparlo antes de que saliera de la provincia.

La Fiscalía de Instrucción de la II° Nominación, dirigida por Claudio Bonari, le encargó a la división Homicidios de la Policía que se hiciera cargo de la investigación del caso. Personal policial se encarga de esa tarea bajo las directivas de los comisarios Hugo Cabeza y Sergio Juárez.


OTROS CASOS DE VIOLENCIA ENTRE VECINOS 
DISCUTIERON DURANTE UNA REUNIÓN Y UN HOMBRE EN SILLA DE RUEDAS LE HIZO DOS DISPAROS
Un hombre que se moviliza en silla de ruedas es el principal sospechoso de haber baleado a otra persona durante una reunión, en el barrio “Trula”. Un grupo de hombres se encontraba reunido y compartiendo bebidas alcohólicas en la calle, sobre la diagonal Heredia al 1.800. Según fuentes policiales, comenzaron a discutir y uno de ellos sacó un arma para realizar dos disparos. Las balas impactaron en una mano y un antebrazo de Javier Rubén Ruiz, de 24 años, quien también participaba de la reunión. Al escuchar los disparos, alguien llamó al 911 y la Policía llegó inmediatamente. El autor de los disparos sería un hombre inválido, que se desplaza en silla de ruedas. Este, al advertir la llegada de la Policía, le habría entregado el arma a otra persona para que escape y se deshaga de la evidencia, pero ambos fueron aprehendidos.
EN MEDIO DE UNA PELEA, UN HOMBRE EMPEZÓ A HACER TIROS Y BALEÓ EN LA CABEZA A UN JOVEN
Una situación violenta se produjo ayer a la madrugada en el barrio San Miguel, ubicado en la zona sur de la capital. De acuerdo a los testimonios que pudo recoger la Policía en el lugar del hecho, un grupo de hombres se había reunido en la Manzana Q para consumir bebidas alcohólicas. Por motivos que se desconocen, se desató una pelea y uno de ellos comenzó a hacer disparos con un arma de fuego. Uno de los proyectiles hirió en la cabeza a Fabián Barroso y alguien corrió a avisarles a sus familiares. Ante la desesperación por salvarle la vida, los parientes del hombre baleado lo subieron a una motocicleta y lo llevaron al hospital Padilla. Fuentes policiales dijeron que hasta ayer Barroso permanecía internado, en grave estado. El autor de los disparos era buscado por los uniformados