Un muerto preside el Congreso de Nicaragua

Compartir

MANAGUA.- En una desconcertante e insólita decisión política, la Asamblea Nacional de Nicaragua, poder que ejerce las funciones de Congreso, extendió por cuatro meses el mandato René Núñez Pérez como presidente del cuerpo (se renovará la legislatura en enero) aunque efectivamente no podrá ejercer el cargo en razón de que murió el 10 de septiembre en Costa Rica, a raíz de una enfermedad respiratoria. Núñez presidía el poder legislativo nicaragüense desde 2007 y era además uno de los más importantes líderes del Frente Sandinista de Liberación Nacional, que encabeza el presidente Daniel Ortega. La asamblea tomó la decisión simbólica por unanimidad, a pedido del propio Ortega, que ejerce el poder con puño de hierro en el país, y que anunció que como un “homenaje” extendían el mandato de Núñez. El fallecido sandinista era un leal operador de Ortega en la asamblea y fue una pieza clave para asegurar las reformas constitucionales que le garantizaron a Ortega en 2014 la reelección indefinida. (Especial)