“La sociedad pide un sinceramiento de la Justicia”

Piedecasas enumeró los debates pendientes.

EN EL COLEGIO DE ABOGADOS. Miguel Piedecasas en la conferencia de ayer. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI EN EL COLEGIO DE ABOGADOS. Miguel Piedecasas en la conferencia de ayer. LA GACETA / FOTO DE ANTONIO FERRONI
08 Junio 2016
Ante una platea reducida pero calificada por la presencia de jueces, legisladores, funcionarios públicos, académicos, dirigentes de la abogacía y consejeros locales, Miguel Piedecasas propuso una agenda de debates pendientes respecto del sistema judicial de “calidad” y convocó a dejar de lado las máscaras que ocultan los intereses creados. “La sociedad pide un sinceramiento de la Justicia”, postuló ayer el presidente del Consejo de la Magistratura de la Nación (CM). “Podemos comparar esta situación con las tarifas (de los servicios públicos): hay que definir hasta dónde estamos dispuestos a llegar en pos de lo que corresponde”, manifestó ayer el titular del órgano que preselecciona, controla disciplinariamente y acusa a los jueces federales y nacionales, y que administra el presupuesto judicial.

El abogado radicado en Santa Fe disertó sobre “Justicia y política” en el salón de usos múltiples del Colegio de Abogados de la Capital. Asistieron a la exposición, entre otros, la camarista federal Marina Cossio; los legisladores y consejeros Silvia Rojkés (PJ) y Fernando Valdez (UCR); el presidente de la casa anfitriona, Francisco García Posse; el consejero suplente por los abogados de la capital, Jorge Conrado Martínez; los académicos Carmen Fontán y Luis Iriarte; Adela Seguí, decana de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán; Daniel Ponce, gerente de la Anses-Tucumán, y Antonio Bustamante, vocal de la Federación Argentina de Colegios de Abogados.

“La sociedad reclama por la corrupción interna del sistema de Justicia y por la externa; por la falta de celeridad y de independencia; por las vacantes y por la persecución de la criminalidad organizada que esencialmente se manifiesta en el narcotráfico”, describió Piedecasas. Al respecto, dijo que no había recursos adecuados para enfrentar a las bandas de la droga. Y precisó que se imponía dar una definición al fenómeno del narcomenudeo (o microtráfico de estupefacientes), que en algunas jurisdicciones es de competencia de la Justicia provincial y en otras sigue estando en la órbita de la Justicia Federal, como es el caso de Tucumán, donde nunca llegó a ser aplicada la ley de 2014 que transfiere estos casos a los Tribunales ordinarios. “Hay que ver cuál esquema funciona mejor. El Estado debe dar respuestas que valgan la pena”, reflexionó.

La cuestión pasa por superar los diseños institucionales que son producto de miradas parciales. Piedecasas consideró que ello debe ser producto de un debate político, y que había un descrédito evidente de la Justicia y de los políticos. “Esto no es una fabricación de los medios, sino una percepción real”, observó. Asimismo afirmó que no era posible excluir a los políticos del sistema judicial puesto que aquellos participan en él de diferentes maneras, entre ellas, mediante la integración del CM que confecciona las ternas; la designación de los jueces en el Poder Ejecutivo y el control de ese nombramiento en el Poder Legislativo. “Lo que no debe haber es una ‘partidización’ y un uso político de la Justicia”, aclaró.

Piedecasas se preguntó si el sistema de justicia puede luchar contra la corrupción interna y de los demás poderes del Estado. “Necesitamos que la sociedad confíe en que podremos investigar la corrupción en tiempo real. De lo contrario, seguiremos con la sensación de que sólo se investiga cuando acaba un ciclo político. ¿Cuánto estamos dispuestos a hacer nosotros para que ello suceda?”, interrogó y expresó que, por pedido del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, el Consejo de la Magistratura de la Nación había abierto una auditoría sobre los casos de corrupción que tramitan en la Justicia Federal porteña. En paralelo tiene lugar otra fiscalización sobre narcotráfico. Piedecasas dijo que era preciso hacer cambios para lograr la independencia, la transparencia y la eficiencia que la ciudadanía demanda. Y expresó que advertía una transición en marcha entre el Estado de derecho y el Estado de justicia, que supone que nadie pueda ser más poderoso que el Poder Judicial que lo investiga.

Comentarios