Un arma contra el cáncer: estimular nuestras defensas

El investigador del Conicet Gabriel Rabinovich sintetiza el “estado de la cuestión” de la lucha contra el cáncer en Argentina.

04 May 2016
2

DESDE EL IBYME. Rabinovich contó cuáles son los avances en tratamientos para el cáncer en la Argentina. Ministerio de la ciencia.

› Gabriel Rabinovich
Investigador principal del Conicet (Instituto de Biología y Medicina Experimental). Profesor Titular de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA. Premios: Konex de Platino 2013 en Ciencias Biomédicas Básicas, Premio TWAS en Ciencias Médicas; Cancer Research Institute Award, Bernardo Houssay Bicentenario, entre otros.

› Gabriel Rabinovich
Investigador principal del Conicet (Instituto de Biología y Medicina Experimental). Profesor Titular de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA. Premios: Konex de Platino 2013 en Ciencias Biomédicas Básicas, Premio TWAS en Ciencias Médicas; Cancer Research Institute Award, Bernardo Houssay Bicentenario, entre otros.


Desde el Instituto de Biología y Medicina Experimental (Ibyme- Conicet), en Buenos Aires, el investigador y doctor en Química Gabriel Rabinovich retoma una reflexión de Newton (“Sólo podemos ver más lejos si nos paramos sobre hombros de gigantes) cuando habla del simposio internacional “Ganando la guerra contra el cáncer”. En ese foro, que sesionará en Buenos Aires el 12 y 13 de mayo convocado por el programa “Raíces” del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, participarán científicos argentinos que, en distintos laboratorios del mundo, le están dando la batalla al cáncer.


Entre esos investigadores hay dos tucumanos: los hermanos Gustavo y Raúl Mostoslavky, ambos radicados en los Estados Unidos. Y este último es coorganizador del evento con Gabriel Rabinovich, que en 2014 dio que hablar con la identificación de la función de una proteína que ha abierto nuevas posibilidades en el diseño de terapéuticas innovadoras contra el cáncer.

En una entrevista con LA GACETA, a días del simposio, Rabinovich contó que el homenaje tendrá esta vez perfume de mujer. Y le midió el pulso del cáncer en la Argentina.

“Como dijo Isaac Newton, “Sólo podemos ver más lejos si nos paramos sobre hombros de gigantes”. Y las mujeres que estamos homenajeando son verdaderos gigantes de la oncología argentina, algunas en ciencia básica, otras en oncología clínica, y otras en la formación de recursos humanos”, anticipó. Las pioneras de la investigación y tratamiento del cáncer en Argentina que serán homenajeadas en el simposio son las doctoras Eugenia Sacerdote de Lustig (postmortem), Christiane Pasqualini, Rosita Levin, Elisa Bal de Kier Joffe y María Guadalupe Palotta Rodríguez.

-¿ Cuál es el estado de la cuestión en la investigación y clínica del cáncer en la Argentina?

- Hay una masa crítica importante de científicos que se dedican a investigar aspectos diferentes de la biología de la célula tumoral. Tenemos excelentes biólogos moleculares que estudian receptores, vías de señalización, factores nucleares y todo lo que se relaciona con la genética y epigenética de la célula tumoral. Tenemos excelentes biólogos celulares que estudian diferentes aspectos de la cascada que lleva a una célula tumoral a desprenderse del tumor primario y llegar a sitios distantes generando metástasis: esto incluye fenómenos de migración celular, formación de vasos sanguíneos nuevos (neovascularización) que le otorgan oxígeno y nutrientes a la célula tumoral y fenómenos de escape. En este sentido, ha tenido un gran impacto el estudio del diálogo entre tumores y el sistema inmunológico donde nosotros nos insertamos: un tema que está adquiriendo gran popularidad entre grupos de inmunología y biología tumoral en nuestro país. Y existe una nueva generación de oncólogos clínicos sumamente involucrados en generar y aplicar terapias nuevas en pacientes teniendo en cuenta el éxito que han tenido en otros países, aumentando la sobrevida y la calidad de vida de pacientes. Particularmente me refiero a la inmunoterapia. Y hay un contacto muy estrecho entre bioquímicos que hacen diagnóstico molecular y oncólogos en lo que se refiere al diagnóstico precoz y la detección de mutuaciones claves que permiten tratamientos más precisos de diversos tipos de tumores. En este sentido es importante destacar la medicina personalizada, hoy llamada medicina de precisión.

- ¿ Cuáles son los aportes de la inmunoterapia ?

- El eje de la inmunoterapia consiste en estimular nuestras defensas (nuestro sistema inmune) para poder combatir tumores. Todos tenemos células (linfocitos T) que reconocen moléculas diferentes en tumores y naturalmente deberían eliminarlas por un proceso llamado inmunovigilancia. Sin embargo los tumores han generado mecanismos de evasión que permiten neutralizar o contrarrestar estos linfocitos T específicos. Entre ellos hay moléculas que generan un impacto negativo ne la activación de estos linfocitos y a las cuales se les llama “puntos de chequeo inhibitorios” como las moléculas CTLA-4 y PD-1. Una de las estrategias de inmunoterapia consiste en utilizar drogas inhibidoras de estas moléculas que al bloquear sus señales inhibitorias permiten potenciar la respuesta inmunológica y eliminar el tumor. Otras estrategias consisten en obtener linfocitos T de pacientes, insertarles por mecanismos genéticos una molécula receptora específica de tumores que les permite acercarse y reconocer dichos tumores malignos y de este modo matarlos más eficientemente.

En nuestro laboratorio descubrimos que varios tumores (de piel, melanoma, mama, y Hodgkin) a medida que malignizan producen una molécula llamada galectina-1 que paraliza y elimina linfocitos T, la cual permite a dichos tumores evadir la respuesta inmune, crecer y generar metástasis. A su vez esta misma molécula genera vasos sanguíneos brindándole al tumor oxígeno y nutrientes para sobrevivir. De este modo al bloquear galectina-1 estamos bloqueando dos procesos importantes para el tumor, potenciando nuestros linfocitos para eliminar al tumor más eficientemente y privándolo de oxígeno para crecer.

-¿Cuál será la próxima revolución contra el cáncer?

- Ya es inminente, y es sin duda, combinar diferentes terapias: por ejemplo, dirigidas; o que bloquean vasos sanguíneos junto con estrategias de inmunoterapia que incrementen la calidad de vida con menos toxicidad. Porque cada tumor es un mundo aparte, y cada paciente también lo es. Es importante incluir el concepto de la medicina de precisión, donde cada paciente particular puede tener un tratamiento selectivo de acuerdo al tipo de enfermedad que padece (su naturaleza genética y su interacción con el microambiente). Por años se creyó que para combatir un tumor uno debía eliminar la célula tumoral. Hoy, la investigación revela que el microambiente que rodea al tumor (vasos sanguíneos, sistema inmunológico y estroma tumoral) es tan o más importante para el diseño de estrategias terapéuticas que el tumor en sí mismo, porque genera el nicho ideal para que el tumor crezca y se disemine. ​

En Esta Nota

Conicet
Comentarios