El caso Ilarraz llegó a "Spotlight", la película ganadora del Oscar

La historia del cura procesado por abuso, que fue párroco en Monteros, figura en el filme de Hollywood.

08 Mar 2016
1

ARCHIVO LA GACETA

ENTRE RÍOS.- El caso del sacerdote Justo José Ilarraz, quien fue párroco en Monteros y está procesado por supuestos abusos sexuales en el seminario de Paraná a principios de la década del 90, llegó a "Spotlight" –"En Primera Plana", su título en español-, la película ganadora del último Oscar.

El film es protagonizado por Michael Keaton y cuenta la historia del encubrimiento de abusos a menores cometidos por curas a cargo de la cúpula del clero de Boston, que salió a la luz por una investigación periodística. Al final, hay una larga lista de ciudades donde ocurrió lo mismo; Paraná, Entre Ríos, es una de ellas. Y el caso que se menciona, puntualmente, es el de Ilarraz.

Ilarraz fue prefecto de disciplina en el Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo de Paraná, entre 1985 y 1993. En ese período habrían ocurrido los más de 50 abusos denunciados, y luego de un juicio interno el cura habría sido enviado a Roma. La Justicia civil intervino recién en 2012, luego de que el medio entrerriano "Análisis Digital" publicara las denuncias que habían quedado en el seno de la Iglesia. En ese momento, el sacerdote era párroco de la Iglesia Sagrado Corazón del barrio Ñuñorco de Monteros.

Ilarraz habría confesado sus crímenes; lo habría hecho ante su propio jefe espiritual, el arzobispo de Paraná, monseñor Estanislao Karlic, hoy cardenal emérito. Hubo un presunto juicio diocesano en su contra, la Justicia interna de la Iglesia, supervisado por el arzobispo mismo, consignó Infobae.com.

En la causa, ya declararon siete hombres que dijeron haber sido víctimas de los abusos cuando eran adolescentes y estudiaban en el seminario. En medio de la instrucción del caso, Ilarraz manifestó que una de las víctimas habría armado una venganza en su contra por diferencias personales que mantenía cuando era estudiante.

Desde que estalló el escándalo y se vio obligado a abandonar la Iglesia, el cura mantiene una vida reservada y poco se conoce de sus movimientos. Una de las últimas veces que se lo vio públicamente fue el 23 de agosto del año pasado, cuando viajó a Monteros para votar.
Comentarios