“Llueve” felicidad sobre Jorge Stojan

El cantautor despide un año muy satisfactorio.

27 Dic 2015
1

OBJETIVOS. Jorge Stojan lidera Los Abismales, con los que proyecta grabar un nuevo disco durante 2016. la gaceta / foto de archivo

Por las venas de Jorge Stojan corre sangre artística: su lado musical viene de sus abuelos paternos, mientras que en su costado de escritor sobresale Tomás Eloy Martínez, quien fue su tío abuelo. Hace 22 años que está abocado a componer, y ahora, a los 38 años, el cantautor despide esta noche 2015 con un recital con su banda Los Abismales, con la promesa de que sea una fiesta plena con sus colegas del colectivo Canción en Movimiento e invitados especiales.

El eje del show que ofrecerá en Mandinga Taberna Cultural serán los temas de su disco “Llueve”, pero habrá espacio para las creaciones de Ana Jeger, Indio Cansinos, Alejandro Kaplan, Martín García y Álvaro Olmos. “Va a ser un concierto descontracturado, intimista, en el que no faltarán los brindis y los buenos deseos para nuestro público. El balance general de este año es muy positivo y las alegrías se han continuado sin parar. Estoy muy agradecido con lo que la vida me ha dado”, confiesa a LA GACETA.

Uno de los picos de esa felicidad que lo invadió en estos 12 meses fue la preselección de su CD a los premios Grammy Latinos 2015 en tres categorías, lo cual consideró un logro en sí mismo y una experiencia indescriptible aunque no haya quedado entre los cinco nominados finalistas.

- ¿Qué viene después de “Llueve”?

- Estoy trabajando en un nuevo disco, pero sin apuro y más relajado. A “Llueve” le queda mucho hilo todavía, así que el próximo trabajo lo tomo con calma y aprendiendo de la experiencia adquirida, aunque es probable que para 2016 ya lo tengamos. Por lo pronto, seguiremos presentando el disco por el país y hay grandes posibilidades de hacerlo en Montevideo, Bogotá, Cali y Barcelona. Se ha vendido desde distintas plataformas digitales y físicas en todo el mundo, sobretodo en México, Colombia y Argentina, pero incluso en Francia. Israel o Estados Unidos. La participación de la colombiana Marta Gómez en mi disco ha sido un pilar de su rápida difusión.

- Tu grupo se llama Los Abismales. ¿Caminar al borde del abismo es una riesgosa costumbre argentina?

- Las costumbres argentinas son difíciles de interpretar para mí. Mutan con el contexto histórico, y se acomodan cíclicamente. No me atrevo a generalizar, pero en mi caso suelo asumir los riegos que conlleva el caminar al borde del abismo. Creo en las acciones locas porque me agradan los locos, los que escapan de la rutina, de los sistemas preestablecidos y de ciertas costumbres. A los artistas nos cabe la obligación, dentro de la comunidad, de intentar transformar lo común en algo especial, y eso es muy riesgoso, claro está.

- ¿Cómo está funcionando el colectivo de cantautores?

- Canción en Movimiento ha superado con creces muchas metas que se ha propuesto en sus inicios, hace apenas dos años. Este año, el Ministerio de Cultura de la Nación nos escogió para su programa Recalculando, mérito que nos enorgullece. Hemos tocado en distintos escenarios del país y de otros países latinoamericanos lo largo de 2015. Asimismo hemos nucleado acciones colectivas nacionales, recibiendo a músicos de todo el país para promover un ida y vuelta de propuestas musicales y artísticas en general. Estamos muy contentos con todo lo que nos ha pasado como colectivo y eso nos da fuerza para doblegar los esfuerzos para el futuro.

- ¿Debería existir un sello oficial tucumano para producir y distribuir discos?

- No estoy seguro de la funcionalidad que podría tener en este momento un sello oficial tucumano. Confío en el trabajo que está llevando a cabo la Umita (Unión de Músicos Independientes Tucumanos Autoconvocados), tendiente a nuclear a los músicos independientes de nuestra provincia. Estamos en un proceso de conocimiento y concientización. La Umita ha puesto al alcance de todos herramientas que antes era muy difícil de conseguir: se ocupan de dar a conocer derechos del músico, los recursos de autogestión, la difusión de trabajos, etcétera. Los músicos independientes ya no están excluidos del llamado mainstream, de las tendencias musicales. La existencia de un sello oficial surgiría quizás, de la maduración y del grado en que los músicos locales se involucren en las acciones colectivas, logrando no sólo recibir beneficios directos del sello sino aportando a él de igual manera.

ACTÚA HOY

• A las 22.30 en Mandinga Taberna Cultural (avenida Mitre 771).

Comentarios