Historia de cautivas en la piel de chicos especiales

Treinta producciones audiovisuales participaron en la muestra, que cuenta con el auspicio del INCAA, y en la que esta vez se pudo votar online Un corto protagonizado por alumnos de la escuela Cetco obtuvo el primer premio del Festival de Concepción.

10 Nov 2015
Fueron muchas las horas de labor en exteriores hasta que, finalmente, quedó impresa la historia que narra las vicisitudes de un gaucho que se enamora de una paisana, con la que logra casarse, aunque al poco tiempo la pierde tras ser capturada por un grupo de indios. Pero ese esfuerzo de los jóvenes especiales del Centro Educativo Terapéutico local (Cetco) tuvo un corolario cargado de emotividad y gratificaciones, cuando se supo que la producción “La Estampa de la guitarra” - que ellos protagonizaron - fue la ganadora de la edición 2015 del Festival Juvenil de Cine, que se desarrolló en Concepción, en el rubro mejor corto nacional.

La alegría de los chicos de Cetco (al que asisten jóvenes con síndrome de down y otras patologías neurológicas) se hizo sentir en la gala de distinción realizada la semana pasada en el Colegio Nuestra Señora de la Consolación: se alzaron nada menos que con cuatro primeros premios, entre ellos el máximo galardón en el rubro mejor corto nacional y a la mejor canción original.

A la vez la protagonista del film, Rocío Caballero, recibió el primer premio en Actuación Principal Juvenil y Alejandro Asís en Actuación Secundaria.  

“Fue una noche inolvidable porque las chicas y los muchachos se mostraron desbordados de felicidad. Luego de un arduo trabajo, demostraron que todo es posible en la vida, pese a los obstáculos o limitaciones que todos tenemos”, dijo Horacio Arias, fotógrafo y camarógrafo que participó en la producción de “Estampa de Guitarra”. “En medio del infortunio, al perder a su compañera, el gaucho encuentra en su guitarra una compañera que lo acompaña en la tristeza. De ese vínculo nace el título”, advirtió. “Es un relato que atrapa y permite a sus protagonistas expresar afectos o emociones de una manera marcadamente gestual”, apuntó la docente Dora Brizuela.

Otro establecimiento educativo que sobresalió con su trabajo cinematográfico fue la Escuela Agrotécnica de Gastona Sud. Cosechó dos primeros premios: en mejor corto provincial y producción con el film “Sueño Imposible”.

El VIII Festival Juvenil de Cine contó en esta edición con la participación de más de 30 instituciones escolares del país. El comité organizador, conformado por representantes de la Escuela Santa Rosa de Lima, del Ministerio de Educación de Tucumán (coordinación Provincial de Tics, que dirige la ingeniera Magdalena Godoy) y de la Municipalidad de Concepción, logró que en esta ocasión las producciones audiovisuales que participaron del certamen hayan podido ser vistas a través de los Centros de Proyección instalados en diferentes puntos de la provincia. De esta manera el público también pudo votar desde esos lugares. Así, “La Estampa de la Guitarra” fue la que más sufragios consiguió de entre 1.800 emitidos. Se ubicó segundo “La Verdad en sus Ojos”, de la Escuela Media Bº San Alberto.

Avance 

La fiesta que vive el cine juvenil todos los años nació como proyecto institucional de la Escuela Secundaria Santa Rosa de Lima en el 2008. Desde el 2014 es auspiciado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) y forma parte de los 100 festivales nacionales promovidos por el Programa País. “Luego de ocho años de encuentros, nos sorprende la evolución que han tenido todas las producciones. Están muy desarrolladas las producciones de vestuario, fotografía, iluminación y también las direcciones artísticas. Lo que advertimos es que es necesario profundizar los trabajos en actuaciones y guiones” dijo el docente Daniel Eduardo Peñaloza, uno de los impulsores del festival.

El educador valoró, por otro lado, la inserción que alcanzaron las producciones en las zonas rurales. “Se advierte en estos sectores un entusiasmo y compromiso muy notorio. Pareciera que buscan un acercamiento a una dimensión que para ellos siempre fue muy lejana” opinó. Y mencionó específicamente el caso de la Escuela Agrotécnica de Gastona Sud, cuyos alumnos logran cubrir los gastos de producción de sus filmes a través de lo que venden de la huerta del establecimiento.

Comentarios