Luego de recorrer 12.000 kilómetros en bici, proponen ciclovías para el centro

La agrupación Ciclovías Tucumán presentó un proyecto en la Municipalidad para descongestionar las calles. En la Intendencia dicen que podrían llegar a implementarlo. Proponen privilegiar el tránsito liviano y peatonal para pacificar la circulación. Video.

Hace dos años, la tucumana Lucía Palenzuela y la francesa Maylis Mercat recorrieron 12.000 kilómetros en bicicleta. Pedalearon por Francia, España, Marruecos, Sahara, Mauritania y Senegal. Se bajaron de las bicicletas para cruzar el océano en un velero que, junto a dos intrépidos más, guiaron hasta el norte de Brasil. El viaje siguió por Paraguay y por parte de Argentina, hasta Tucumán. Al contrario de lo que cualquiera podría pensar, la cineasta tucumana de 24 años y la estudiante de ingeniería ambiental europea, de 22, no vinieron a estos pagos a descansar.

Apenas llegaron a la provincia le anticiparon a LA GACETA que tenían un proyecto para la ciudad. Fieles a su estilo, la idea se transformó rápidamente en acción: después de unos meses de estudios, presentaron en la Municipalidad capitalina un plan para crear ciclovías en el centro.

“Nosotros usamos la bici como medio de transporte y observamos que es difícil entrar al centro en cualquier tipo de vehículo. Se nos ocurrió que, para pacificar las calles, había que privilegiar el tránsito liviano, como la bici, o caminar”, empieza Palenzuela. Junto a Mercat, Martín Espezúa y Alejandro Martín, forman Ciclovías Tucumán, una agrupación que ya tiene más de 1.700 adherentes en su página de Facebook. Con perseverancia, el cuarteto visitó en reiteradas ocasiones la Municipalidad. El objetivo fue lograr que su proyecto se transforme en realidad lo más rápido posible.

“Según el estudio que elaboramos, en el centro circulan, en promedio, 1,7 tucumanos por auto. Estos automovilistas ocupan 5 metros cuadrados, que es un espacio público que nos pertenece a todos. Nosotros tomamos la bicicleta como una herramienta para resolver el problema de la congestión del tránsito”, explica Mercat. “En el centro hay una jerarquización de los medios de transporte que ubica en el primer lugar a los autos y a los taxis; después, a los ómnibus, y la bici y el peatón quedan al final de la pirámide. Nosotros queremos que sea a la inversa, que el caminante sea el que más derecho tenga”, agrega.



El proyecto que presentaron en la Municipalidad consiste en crear 10 kilómetros de ciclovías en el carril izquierdo de seis calles del centro tucumano (Laprida, 24 de Septiembre, 25 de Mayo, San Martín, Ayacucho y Chacabuco). “Somos ciudadanos y creemos que es posible cambiar algo haciendo marchas, pero también con proyectos y ayudando para que las cosas mejoren. Hay que implicarse como ciudadanos en la vida de la ciudad; esto puede servir de inspiración para que otros propongan ideas y se involucren en los cambios que quieren”, resume Palenzuela.

“Hace tres meses que estamos estudiando la circulación en el centro con la colaboración de la empresa Inddigo, de Francia; es una consultora de movilidad especializada en la bici. Nos ayudó paso a paso a idear un sistema de tránsito acorde a este caso en concreto”, cuenta Mercat y agrega que para estudiar la movilidad en la capital hicieron encuestas on line a más de 1.000 usuarios. Además, dedicaron varios días a observar la circulación de vehículos y el estado de todas las calles dentro de las cuatro avenidas. Así, para elegir el recorrido de la ciclovía, cruzaron los datos de las calles que se encontraban en mejor estado con las que tenían mayor caudal de bicicletas.

“Hasta ahora lo que vimos es que no hay normativas visibles para las bicis, que no hay ninguna infraestructura, que se viene tratando de llegar a la ciclovía hace siete años con pocos resultados. Además, no encontramos ningún proyecto referido al centro, que es lo que hay que descongestionar”, opina Palenzuela. “Se hacen muchas suposiciones. Hay miedo de que los vehículos motorizados no respeten o que sea inseguro. Nosotros creemos que hay que hacerlo y visibilizarlo ahora y ahí ver cómo reacciona la gente”, añade Mercat.

Otro “pero” que suelen escuchar al momento de contar su proyecto, es que usar la bicicleta como medio de transporte es algo cultural y que acá no se podría. Al respecto, enfatizan en que todo es cultural y que con buenas políticas de difusión y prevención, Tucumán se puede volver una ciudad “biciamigable”.

El subsecretario de Planificación Urbana de la Municipalidad, Luis Lobo Chaklian, dijo que está al tanto de la iniciativa y aseguró que planean implementarla “casi de inmediato”. Coincide con Ciclovías Tucumán en que “lo mejor que podemos hacer es articular las políticas públicas con las necesidades de la gente”.

“Todo es posible, pero primero hay que informar a los ciudadanos de una manera adecuada para evitar poner en riesgo vidas humanas”, advierte y recuerda que la Municipalidad demarcó las bicisendas en la avenida América. El primer tramo es de 18 cuadras y en breve continuarán por la calle Adolfo de la Vega y la avenida Kirchner. A diferencia del proyecto de las ciclovías, este apunta a un lugar de esparcimiento donde se pueda realizar actividades recreativas.

Como no podía ser de otra manera, el empuje de las chicas no termina en este proyecto. Mercat anuncia que después de esta primera fase, todavía queda mucho para hacer. “Hay otras etapas por concretar: hacer estacionamientos, cartelería, campañas en las escuelas para motivar a los jóvenes a usar las bicis y de concientización para todos los que circulan por las calles. Además de ir ampliando las ciclovías. Este proyecto no es un fin; es el principio”, concluye.

Comentarios