A su naturaleza transgresora se suma la falta de preparación

14 Nov 2014

El joven en su rol de conductor es la modalidad que más vidas se cobra. “Por su característica natural, la juventud es temeraria, imprudente y transgresora. Estas peculiaridades son potenciadas por el vehículo más popular entre los jóvenes, la moto. Se suma a todo esto la falta de experiencia en la conducción y en la vida, la poca información recibida y el fácil acceso a este medio de transporte. Además, este cóctel trágico incluye alcohol, velocidad y muchas veces la falta de atención por el uso del celular. Tres de los cuatro factores más vistos en los siniestros viales, solo dejando excluida a la somnolencia”, explica Claudio Daniel Artaza Saade, secretario de la Fundación Alerta en el Camino.

Ante el aumento de accidentes protagonizados por jóvenes, la fundación tuvo que incrementar también las campañas de seguridad vial en establecimientos escolares. Dictan charlas a jóvenes de 15 años en adelante, auspiciadas por la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) y con fondos del Banco Mundial. Las charlas son gratuitas (los interesados pueden llamar al 4306623).

Artaza Saade, que es perito y miembro del comité consultivo de la ANSV, dio cifras para explicar mejor el problema: “el 70 % de los choques involucran jóvenes. Los accidentes son la primera causa de muerte entre los 15 y 29 años en el mundo. En muestra provincia son más jóvenes aún los que fallecen”.

El experto también se quejó de la capacitación que reciben los jóvenes antes de recibir su licencia: “debería ser una prueba más más exigente, tanto en lo teórico como en lo práctico. En general, nuestros jóvenes tienen un mal inicio, salen a la calle y todo lo malo que aprenden ahí después es difícil de revertir”.

Comentarios