Ekocycle, la impresora 3D que reciclará botellas plásticas

El plástico que utiliza contiene un 25% de PET, que puede obtenerse de la fundición de envases que se usan a diario

04 Ago 2014
3

ESTILO. En los costados de Ekocycle se alojan los carretes con filamento plástico para imprimir los objetos. hypi.st

Cuando el mes pasado se conoció que en Shangai, China, una empresa constructora fabricó 10 casas con una impresora 3D en menos de 24 horas, el mundo ya no tuvo miedo de exagerar: estamos frente a una verdadera revolución. Porque además de imprimir objetos de diseños, piezas de máquinas y de autoclonarse, las impresoras 3D ya están avanzando en terrenos impensados, como por ejemplo la comida. Sí, estos “bichos” ya son capaces de imprimir alimentos.

Mientras en todo el mundo se está probando qué más se puede hacer con la impresión 3D, de manera paralela se investigan y desarrollan más y mejores materiales que aporten velocidad y resistencia al sistema. Y ahora la compañía estadounidense 3D Systems ha tomado la delantera de una nueva revolución dentro de la revolución 3D: está desarrollando una impresora que reciclará botellas plásticas para construir nuevos objetos. “La basura es basura sólo si nosotros la desaprovechamos. Las cosas no tienen que finalizar, sino que pueden volver a comenzar”, sostiene Will.i.am, Chief Creative Officer de 3DSystems, el directivo que se puso en el hombro este proyecto que aún está en desarrollo.

Ekocycle Cube, como ha sido bautizada la nueva impresora ecológica, utiliza cartuchos (rollos) cuyo material contiene un 25% de politereftalato de etileno (PET), la misma sustancia con las que se hacen las botellas plásticas. En cada uno de estos rollos se reciclan hasta tres botellas de 600 centímetros cúbicos.

“Cada cartucho de Ekocycle convierte un equivalente a tres botellas en tu próxima prenda, en un accesorio musical o en un objeto de decoración. Con un simple toque podés decidir cómo lo hace, dónde lo hace y cuándo lo hace”, promete la publicidad de la nueva máquina que, según los fabricantes, estará “próximamente disponible”.

Pionera

Si bien la Ekocycle Cube no es capaz ella misma de reciclar las botellas sino que lo hace el fabricante del cartucho, será la pionera en esta idea de recuperar las millones de toneladas de botellas PET que se desechan diariamente en el mundo. Por supuesto, no es difícil pensar que en un futuro sea la propia máquina la que “devore” la basura plástica domiciliaria y la convierta en novedosos y prácticos objetos.

El diseño de Ekocycle es similar a su hermana de la serie Cube, un cuadrado de 33,5 x 33,8 x 28 centímetros de profundidad y un peso de 7,7 kilos, lo que permite que sea una impresora 3D apta para el hogar o la oficina. Se estima que el precio de venta rondará los u$s 1.000 o u$s 1.200.

La impresión 3D es una tecnología que permite la construcción de objetos de todo tipo, maquetas o prototipos previamente diseñados en computadora. Mediante plástico fundido, la impresora es capaz de convertir esos diseños virtuales en objetos concretos.

¡A comer!

Las impresoras 3D también cocinan: se colocan los ingredientes en boquillas y la máquina deja la comida lista para el horno. Natural Machines, la empresa pionera en este sistema, anunció que en 2016 sacarán a la venta una versión que, además, cocina los platos.

Casas

La empresa china Winsun ha construido 10 monoambientes usando una impresora 3D de 6,1 metros de altura, 10 de ancho y 40 de largo. La “tinta” de la máquina es material de demolición. Las 10 unidades se levantaron en menos de 24 horas.

En Esta Nota

China
Comentarios