Diseños industriales de Tucumán “for export”

Se fue a probar suerte a EEUU y volvió 18 años después convertido en un diseñador industrial exitoso. Manuel Sáez está lleno de proyectos

11 Jun 2014
1

DE VUELTA. Manuel Sáez regresó a su tierra natal, con su nueva familia. la gaceta / foto de diego aráoz

Ya llevaba 18 años fuera del país. A los 23, mientras cursaba la carrera de Arquitectura en la UNT, se le ocurrió aprender inglés en Nueva Orleans. Allí el mundo lo sedujo con tanta fuerza que terminó tragándoselo de un solo bocado por casi dos décadas. En esa vorágine estudió diseño industrial en la universidad, triunfó en importantes firmas internacionales, cosechó varios premios y hasta se enamoró y tuvo dos hijos, Mateo, de dos años, y Sofía, de cuatro años. Pero la sangre comenzó a tirarle hacia su tierra natal, Tucumán. Manuel Sáez está de vuelta. Dirige el Centro de Diseño, Estrategia y Creatividad de la Universidad San Pablo T, que tiene a su cargo las carreras de Diseño Industrial y Diseño Textil e Indumentaria. Y a la vez sigue trabajando para las grandes firmas internacionales desde su escritorio universitario.

-¿Qué le hizo regresar a sus pagos?

- Los afectos. Estuve 15 años en Nueva York y, en total, 18 fuera del país . Me fue muy bien. Pero tengo dos nenes chiquitos y me agarró la nostalgia. Mi mujer Tracy, es americana, de Nueva York. Cuando tenés familia la distancia se siente de otra manera. En este país tuve una infancia privilegiada y quisiera que mis hijos también la tengan.

- ¿Qué proyectos tiene en Tucumán?

- Vengo con un propósito bastante ambicioso: tratar de hacer cosas de relevancia mundial desde Tucumán. Mis amigos me preguntaban ¿pero por qué no te quedás allá, que vas a estar mejor económicamente que aquí? Yo les decía que veo oportunidad donde otros ven falencia. Tucumán tiene más cosas positivas que negativas.

- ¿Cuáles son esas cosas positivas?

- Si bien Tucumán tiene muchas limitaciones a nivel tecnología, hay un capital humano muy importante para el diseño. Sólo se necesita un plan de crecimiento para la promoción de la industria. Tucumán depende mucho del agro y poco de la industria. Eso se puede revertir: Tucumán tiene un factor humano bueno, un lugar privilegiado porque es céntrico, económicamente está bien desarrollado y tiene una capacidad intelectual de su gente muy buena. Lo que falta es un mejor planeamiento y ejecución de los objetivos.

- ¿Y cuál sería el mercado del diseño de Tucumán?

- No es el local ni el regional. Desde Tucumán debemos apuntar a un mercado internacional y, desde allí, lo local y regional se darán en consecuencia. Esto es lo que hemos empezado a hacer desde la Universidad San Pablo T. Desde allí tratamos de cooperar con la industria. Este semestre hemos desarrollado dos proyectos: uno en relación con una empresa de Santa María que trabaja en telares, y otro con una firma que comercializa muebles de oficina. Con la empresa de Catamarca el objetivo es usar la capacidad creativa de los chicos de la carrera de Diseño para la realizar un diseño indumentario con la técnica del tejido de la lana de llama, pero innovando en el diseño, saliendo de lo tradicional como los dibujos incaicos, para usar el material de forma masiva. Con los chicos de diseño industrial estamos haciendo lo mismo con una empresa de Yerba Buena que hace muebles a medida. Es un proyecto que pensamos lanzarlo en el octubre tecnológico, a través de la universidad.

- ¿Dónde tiene su estudio?

- En el Campus de la Universidad San Pablo T. Trabajamos con dos compañías en la Argentina, una probablemente es la más grande en fabricación de muebles de oficina del país, y otra es de Yerba Buena. Hicimos para ellos una caja de plástico con tapas de colores que se podrán ver en grandes centros comerciales.

- ¿Cómo es el campo laboral de los estudiantes de Diseño en Tucumán?

- El campo laboral es muy positivo, los egresados en diseño industrial están todos trabajando en Tucumán. Se está creando un ámbito muy prometedor.

- ¿Y para usted?

- Creamos una Fundación para el Liderazgo en el Diseño y en el Emprendedurismo. El objetivo es ayudar a la industria local a través del diseño y del liderazgo para que se genere más actividad económica. El gobierno nacional está haciendo muy buenas cosas a través del IDEP, el INTI... pero creo que no son suficientes. Hay créditos, curso, capacitación, pero creo que está faltando un poco de asesoramiento en diseño para que las cosas que se hagan tengan una relevancia mundial. Queremos sumarnos, ser complemento. En lo personal, sigo trabajando en mi estudio (“Manuel Sáez & partners”), sigo teniendo mis clientes en Nueva York (de diseños de bicicletas eléctricas plegables). Estamos en la tercera evolución del proyecto y apunto de largar un producto nuevo, una bicicleta de fibra de carbono, un material que es más fuerte que el acero pero más liviano. Mi propósito es hacer una bicicleta así aquí, desde Tucumán.

Comentarios