Vía libre para investigar, crear y transmitir

Desde sus nacimientos, las Facultades estuvieron signadas por un afán investigativo que dio lugar a descubrimientos de relevancia internacional y patentes exitosas bajo la órbita de la casa de altos estudios y de distintos institutos especializados. Esa parte de la historia de la UNT, escrita con pluma, probeta o fotómetros, sigue su curso y se comparte entre amigos, familiares y otros profesionales. Éstas son algunas de las historias de jóvenes investigadores, que se formaron en las aulas y en los laboratorios de la Casa Juan B. Terán. Para ellos, los resultados de sus investigaciones son unas de las tantas maneras de retribuirle a la sociedad lo que se ha invertido en su formación.

25 May 2014

Descubriendo a la par

Desde 2011 trabajamos juntos en el grupo dirigido por el doctor Juan C. Valdez en el desarrollo de medicamentos de origen biológico con actividad anti-patogénica y pro-cicatrizante, útiles en el tratamiento de heridas crónicas. Durante estos tres años nos abocamos a profundizar en los estudios básicos con el objetivo de la protección de la propiedad intelectual del tema. En 2013 la Universidad Nacional de Tucumán - Conicet solicitaron dos patentes relacionadas a la temática que nos permitieron avanzar hacia la transferencia de la tecnología desarrollada.

En 2013 ingresamos a la Carrera de Investigador de Conicet bajo la dirección de la doctora Silvia González. Actualmente, estamos trabajando para la instalación del Laboratorio de Estudios Farmacéuticos y Biotecnología Farmacéutica donde se destinará un área a Investigación y Desarrollo y un área para la producción a escala piloto de medicamentos de origen biológico para estudios de fase clínica I y II en pacientes con úlceras crónicas. Esto permitirá finalmente el registro en Anmat de un medicamento totalmente desarrollado en Tucumán. Nuestro objetivo principal es lograr la transferencia cíclica de intangibles desde la Universidad Nacional de Tucumán para contribuir a la puesta en valor de los “Hecho en Argentina”. Trabajar como investigador en la UNT es un privilegio, un reto constante a la imaginación y la oportunidad inigualable de retribuir a la sociedad su inversión en nuestra formación. La Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia es la casa que nos gestó, donde fluyen y se mezclan nuestras vidas personales y profesionales. Trabajar en equipo como matrimonio, nos potencia y fortalece mientras compartimos todos los aspectos de nuestra vida.

María Eugenia Sesto Cabral - Licenciada en Química, Farmacéutica, Doctora en Química y Especialista en Docencia Superior Universitaria. Investigador Asistente Conicet

Alberto Nicolás Ramos Vernieri - Analista Químico, Bioquímico, Doctor en Bioquímica, Investigador Asistente Conicet.

Desafíos para hoy

En numerosas ocasiones me he enfrentado a las preguntas de qué es investigar, cuáles son sus propósitos, cuáles son mis expectativas personales al respecto, qué espera la comunidad académica de ello, cómo dar a conocer los resultados o los alcances de mi trabajo a la sociedad, entre tantas otras. Interrogantes que comparto con familiares, amigos y colegas, en medio de las charlas cotidianas de sobremesa, en los pasillos de la facultad o en los seminarios de trabajo. Encontrar la respuesta no es una tarea fácil, aunque su búsqueda sea necesaria y fructífera.

Según el diccionario de la Real Academia Española, investigar es “realizar actividades intelectuales y experimentales de modo sistemático con el propósito de aumentar los conocimientos de una determinada materia”. Sin embargo, esta breve definición deja de lado un aspecto que considero indispensable: el compromiso, es decir, esa cuota de responsabilidad que se pone en juego en el trabajo, esa ética profesional que un investigador no debería olvidar. Pero además, atravesar una experiencia vinculada a la investigación, nos enfrenta a otras cuestiones que le confieren una mayor complejidad a la tarea, porque se pueden observar diversas tradiciones (líneas de investigación, paradigmas teóricos críticos, grupos, institutos, etcétera) que convergen en nuestro ámbito universitario, además de las múltiples trayectorias de sus integrantes (expertos y aquellos que estamos construyendo el propio recorrido), la transmisión de saberes junto con la tarea docente, la asignación de presupuesto, entre otros.

La Universidad Nacional de Tucumán cumple 100 años; con toda su historia a cuestas, aún cabe preguntarse cuál es nuestra contribución para el crecimiento de la institución y de la comunidad que la sostiene, qué universidad queremos y cuáles son los desafíos para hoy (no mañana).

Isabel Aráoz - Doctora en Letras, Becaria Posdoctoral Conicet, Integrante Proyecto de Investigación Ciunt sobre Políticas de la literatura. Ficciones de Espacio y Archivo en América Latina, dirigido Dra. Carmen Perilli Iiela-Invelec (FyL)

Una marca imborrable

La Universidad fue el marco en el cual realicé mi tesis doctoral, investigando sobre los metabolitos secundarios de unas plantas que podían servir, entre otras cosas, como hipoglucemiantes. Siempre tuve vocación de investigadora, desde que tengo uso de razón. Terminé mi carrera de Licenciatura en Ciencias Biológicas en la Facultad de Ciencias Naturales y cómo estaba muy interesada en la fitoquímica de las plantas, me inscribí en el doctorado en Bioquímica en la Facultad de Bioquímica, Química y Farmacia. Durante los cinco años de mi formación doctoral, realicé pasantías en distintos institutos de investigación y me pasee por distintas facultades, en las cuales siempre me sentí y me siento como en mi casa y conocí gente de una generosidad excepcional que compartió conmigo sus lugares de trabajo, sus conocimientos y hasta varios mates, viajes de campo y escapadas a congresos.

Toda la gente con la que tuve trato que trabaja investigando en la UNT se caracteriza por tener en común curiosidad y una pasión desbordante por lo que hacen. Una creatividad fuera de serie para sortear toda suerte de obstáculos, generalmente debidos al siempre escaso presupuesto, y las ganas de trabajar contra viento y marea, que finalmente me resultaron contagiosos e inspiradores.

Mi vida hoy está marcada fuertemente por esas personas, que fueron mis directores y compañeros de trabajo, con los cuales continúo, en algunos casos, trabajando codo a codo, haciendo lo que más me gusta, investigar. Aunque ya no me encuentro en el marco de la UNT, me siento siempre que vuelvo como pez en el agua.

María Victoria Coll Aráoz - Licenciada en Ciencias Biológicas Or. Botánica, Doctora en Bioquímica, Becaria Postdoctoral Conicet.

Comentarios