Piquetes, una herramienta efectiva que genera repudios

Incidentes en la Panamericana, en el corte de militantes de izquierda

DUREZA. Efectivos de Gendarmería impiden el corte de la Panamericana. dyn DUREZA. Efectivos de Gendarmería impiden el corte de la Panamericana. dyn
10 Abril 2014
BUENOS AIRES.- Los piquetes que realizaron agrupaciones de izquierda fueron protagonistas del paro nacional de ayer, aunque recibieron el repudio unánime de los organizadores de la huelga, del Gobierno y de referentes de la oposición. Militantes del Partido Obrero (PO), del MST-Nueva Izquierda, del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), de la Corriente Clasista Combativa (CCC), e integrantes de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), entre otros, encabezaron los principales cortes en accesos y rutas de todo el país.

Sin embargo, los piquetes recibieron el rechazo de las centrales obreras de Hugo Moyano y de Luis Barrionuevo; de la UTA; del Gobierno, a través del ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; y de dirigentes de la oposición como Mauricio Macri y Ernesto Sanz, entre otros.

Los bloqueos se realizaron tanto en la Capital Federal y algunos de sus principales accesos, como en las provincias de Buenos Aires, Mendoza, San Luis, Misiones, Chaco, Santa Cruz, Tucumán y Tierra del Fuego.

Aunque los referentes sindicales que impulsaron el paro nacional rechazaron los piquetes, integrantes del sindicato de camioneros bloquearon el transporte de carga en Chaco, Santa Cruz y Tierra del Fuego. En el corte que militantes de izquierda mantuvieron sobre la Autopista Panamericana, a la altura de General Pacheco, se produjeron, a las 7.40, enfrentamientos con la Gendarmería que dejaron un saldo de dos heridos.

En el lugar, donde se encontraban el diputado Néstor Pitrola (Partido Obrero) y Vilma Ripoll (MST-Nueva Izquierda), los manifestantes arrojaron piedras a los gendarmes, que reprimieron con sus bastones y balas de goma disparadas al aire, aunque minutos más tarde se recuperó la calma.

El legislador provincial Christian Castillo (PTS) rechazó los planteos de Capitanich contra los cortes y remarcó que el funcionario “pretende tomar por estúpido al pueblo argentino diciendo que 40 piquetes son los que impidieron que millones de trabajadores estén trabajando este día de paro nacional”.

Desde la Casa Rosada repudiaron los cortes de rutas y, a través de Capitanich, calificaron al paro nacional como un “gran piquete nacional con paro de transporte”. (DyN)

Comentarios