Discrepan sobre el aumento salarial a docentes

Según el titular de ATEP, la suba fue del 37% y no del 17%, como publica el Ministerio de Educación de la Nación Sadop, que reúne a los privados, considera que el incremento dado en 2013 es irrisorio. “Usaron las cifras en negro”, dijo Ramayo.
Compartir
LAPIDARIO. Según un informe de la Nación, el salario de los docentes locales está en el puesto 21, sobre 24 distritos.

El informe del Gobierno nacional, que ubica al salario de los docentes tucumanos entre los más bajos del país, abrió nuevamente grietas entre los gremios que representan al sector. En ese contexto, David Toledo, secretario general de la Asociación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP), negó que los sueldos de los maestros tucumanos se encuentren en el pelotón final de la grilla.

El sábado, un informe de LA GACETA dio cuenta de que los salarios de los educadores tucumanos se ubicaban en el puesto 21 del ranking nacional. Según datos de la Coordinación General de Estudios de Costos del Sistema Educativo, dependiente del Ministerio de Educación de la Nación, el salario promedio de bolsillo es de $ 4.100 para los docentes. El básico, según el informe nacional, es de $ 1.822.

El dirigente del principal gremio docente de la provincia negó que los datos fueran actuales, e indicó que el salario básico es de $ 2.250.

“Los sueldos en los niveles inicial y primario son los quintos mejores de la Argentina. En el nivel secundario, el salario es el segundo mejor del país”, afirmó.

El titular de ATEP afirmó que los datos publicados por LA GACETA corresponden a 2011. Sin embargo, el Informe Indicativo Sobre Salarios Docentes, publicado por el Ministerio de Educación de la Nación en su página web, consigna que los datos corresponden al período julio-septiembre de 2013.

Toledo, también replicó a los dirigentes de la Unión de Docentes Tucumanos (UDT) Juan Carlos Aguirre y Carlos Giménez. Estos habían deslizado que los acuerdos que celebraba el Frente de Gremios Docentes, que integran ATEP, AMET y APEM, eran “premiados” con “casas en Lomas de Tafí” y subsidios. Toledo sostuvo que estas acusaciones son falsas, y que provienen de sectores sin representación entre los docentes.

“Obedecen a intereses ajenos a la docencia, están basados en la crítica destructiva, el agravio y el insulto. Son personas que se han ido por la ventana por todo el daño que le han hecho a la educación”, afirmó.

Si bien el Ministerio de Educación de la Nación informó que el aumento real de los sueldos docentes en Tucumán fue del 17,5%, el titular de ATEP insistió en que la suba fue mayor. Recordó que el acuerdo salarial firmado en febrero de 2013 asignó una suba del 25,7% escalonada, pero aclaró que el incremento fue todavía mayor. “En realidad, en los sueldos de bolsillo, nosotros hemos crecido un 37%. Estamos muy pasados en el salario que ha fijado la paritaria nacional”, especificó.

Por ello, sostuvo Toledo, las partidas del Fondo Compensador Salarial, que envía la Nación para equilibrar los salarios docentes, han dejado de actualizarse. “El incentivo se paga en tiempo y forma. De marzo a agosto hemos cobrado $ 448 mensuales, en septiembre debía subir a $ 538 y en diciembre a $ 616. Pero como nuestra negociación salarial fue tan buena, la Nación no nos pagó esos aumentos de la compensación”, destacó.

Privados

Distinta es la visión de los docentes privados. Teresa de Ramayo, secretaria General del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), coincidió con el informe del Ministerio de Educación de la Nación, y afirmó que los educadores tucumanos están entre los peores pagos del país.

“Cuando vi el informe de LA GACETA recordé que, cuando se firmó el acuerdo salarial el año pasado, hicimos los cálculos en Sadop y concluimos que no nos iba a tocar más de un 17%”, afirmó Ramayo.

Los salarios de los educadores privados aumentan en la medida en que lo hacen los de los docentes estatales, y cobran los mismos incentivos y compensaciones que sus pares del sector público. Ramayo lamentó que su gremio no pueda participar en las paritarias, y atribuyó esa imposibilidad a una imposición de la ministra de Educación, Silvia Rojkés. “El Gobierno les otorga exclusividad de negociación a los estatales. Por eso, el aumento del año pasado se firmó un domingo al mediodía para frenar un paro nacional, y se anunció una mejora de un 34% que no fue real. Ellos (por los sindicatos del Frente de Gremios Docentes) jugaron con las cifras en negro”.

La dirigente consideró que el aumento 2013 fue fraudulento, ya que abarcó partes en negro. “Eso es una estafa a las cajas de jubilación y a las obras sociales. Ese fue uno de los puntos que nos enfrentó al frente de gremios. Nosotros podemos dar fe de que nosotros, los tucumanos, estamos entre los peores pagos del país”, destacó.

Más como esto