Mitos y verdades sobre el colesterol

Para reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas o arterioesclerosis, es importante despejar los principales mitos que giran en torno del colesterol y seguir algunas recomendaciones que nos ayuden a controlarlo.

12 Dic 2013

“El colesterol es una de las distintas grasas que se encuentran en el organismo. Es un producto que genera el propio cuerpo, secundario a la alimentación. Cuando se encuentra en niveles superiores a los adecuados, el colesterol ‘malo’ (las lipoproteínas de baja densidad o LDL) puede aumentar los riesgos de sufrir enfermedades cardíacas o arteriosclerosis. Por eso -y para prevenirlo- es importante tener un conocimiento apropiado acerca del tema”, señala Rubén Salcedo, director médico del sanatorio Diquecito de Córdoba. Y aclara cuáles son los mitos y cuáles las verdades sobre el colesterol.

Una forma de reducir el colesterol malo es alimentándonos mejor y realizando actividad física todos los días. Por eso, entre las recomendaciones que da el profesional, les presentamos algunos alimentos que deberíamos comer y otros que deberíamos evitar si tenemos el colesterol alto. Por lo pronto, cuidado con la leche entera, helados, crema de leche y las carnes grasosas. 

1- La principal fuente de colesterol es la grasa que se consume

FALSO. En realidad, el colesterol se produce principalmente cuando la persona come mucho. Si se comen más calorías de que las que el cuerpo necesita para su funcionamiento, éste empieza a producir colesterol en abundancia. Y, si se empieza a difundir por el organismo, puede llegar a producir arterioesclerosis. El comer más hidratos de carbono o proteína de lo necesario va a generar el mismo colesterol que si se consume mucha grasa, ya sea de origen animal o vegetal.

2- No hay que tener colesterol

FALSO. El colesterol es una estructura química cuyo principal componente sirve para la producción de las sales biliares y de distintas hormonas. Es decir que sí hay que tener colesterol, porque sino ciertas hormonas no se producirían, y esto generaría un desequilibrio en nuestro organismo. Se debe tener colesterol, pero en cantidades adecuadas. Por otro lado, es importante para evitar la arterioesclerosis que haya colesterol bueno (HDL), en buenas cantidades. Es decir, es tan malo tener colesterol malo (LDL) alto como tener el colesterol bueno bajo.

3- Las personas delgadas no corren riesgo de tener colesterol alto

FALSO. Si una persona es delgada, igualmente puede tener colesterol malo (LDL) alto, o colesterol bueno (HDL) bajo; principalmente si la persona no realiza actividad física. Esto es así porque si se consume mucho alimento, se produce una gran cantidad de colesterol que circula con triglicéridos -conocido como el colesterol “malo” (LDL)- y que brinda a los músculos para consumir como energía. Si el músculo está chico de tamaño porque no lo movemos, ese colesterol queda circulando por la sangre y se va oxidando. Al oxidarse, se mete dentro de las arterias y las obstruye. Es decir que, además de tener un colesterol normal, necesito tener buena cantidad de masa muscular para que ésta consuma el colesterol.

4- Para no tener arterioesclerosis alcanza con hacer una dieta

FALSO. Además de una alimentación saludable, es necesario realizar actividad física para que el músculo crezca de tamaño y consuma el colesterol y los triglicéridos que tiene de más.

5- Una dieta exenta en colesterol ayuda a reducir los niveles de esta sustancia en sangre

FALSO. Para bajar el colesterol no sólo se debe hacer una dieta de colesterol reducido (no más de 300 mg. de colesterol por día) sino también baja en calorías, si la persona está excedida de peso. De lo contrario, el organismo toma esas calorías excedentes y produce colesterol igualmente.

6- Consumir yema de huevo contribuye a tener altos niveles de colesterol

FALSO. Hay trabajos que indican que el organismo tiene mecanismos para no absorber el colesterol de la yema del huevo más de lo que necesita. Lo que sí se recomienda es no comer más de dos yemas de huevo por semana, porque lo que sí produce este alimento es un deterioro en la absorción de un tipo de vitamina del complejo B.

7- Los niveles adecuados de colesterol se recuperan con medicamentos

FALSO. Un tratamiento correcto es aquel en el que lo primero que debe hacer la persona es dieta y ejercicio. La medicación tiene que ser la última instancia, no la primera.


Más verdades y recomendaciones

“Para mejorar el colesterol bueno se debe realizar actividad física, principal generadora del mismo. Además, es bueno consumir ácidos grasos Omega 3, que están presentes en el aceite de oliva, el aceite de nuez, de maní, de chía, y el aceite o carne de pescado. La cantidad de aceite de oliva no debe superar los 10 cm3, es decir, una cucharada sopera por día, para evitar consumir muchas calorías”.

“Con respecto a la actividad física, lo que se recomienda es dar entre 10 mil y 14 mil pasos por día para lo cual es bueno comprar un podómetro, que sirve para medir los pasos desde que uno se levanta hasta que se va a dormir”.

Té Verde

Otra recomendación del doctor Rubén Salcedo es que la persona consuma antioxidantes, para evitar que el colesterol malo ‘se pegue’ a las arterias. Uno de los principales antioxidantes es el té verde. Además, todas las frutas y las verduras son grandes productores de antioxidantes, como la vitamina E, vitamina C, el selenio y magnesio.

Frutas y verduras

Se recomienda consumir de cuatro a cinco porciones de frutas o de verduras por día (unos 500 g). Mientras más variado el color es mucho mejor, porque el color indica dónde está el antioxidante: en el amarillo o anaranjado de los cítricos está la vitamina C; en el anaranjado de la zanahoria están los betacarotenos; en los tomates se encuentra un excelente antioxidante que es el licopeno; en los frutos rojos están las antocianinas, que son también excelentes antioxidantes”.

Temas

Tucumán
Comentarios