›› Cartas de lectores

Compartir

Defensa al consumidor
En diciembre de 2011, incluyeron en mi tarjeta de crédito consumos no realizados por casi $ 6.000. A más de no estar físicamente en el lugar del "consumo", recibido el resumen donde los gastos se detallaban, reclamé en el banco, hasta diciembre de 2012, con notas, llamadas telefónicas y cartas documento. Nunca una respuesta. Telefónicamente me aconsejaron en la entidad bancaria reclamar en la emisora de la tarjeta. ¿Si la obtuve por invitación recibida del banco, por qué ir a un tercero con quien no tuve trato directo? Peregriné y sufrí intimaciones telefónicas y cartas por la ejeccución de "mi deuda". Un amigo me aconsejó presentar mi queja a Defensa del Consumidor. Sin demasiadas esperanzas fui acompañado por mi abogado, citaron al banco que envió los suyos que se preocuparon por el tema y al fin, se anularon esos "consumos indebidos" hace unos días. Un año y medio de espera ¿era necesario si no eran mis firmas? Funcionarios y empleados de la Dirección de Comercio Interior, de atento y diligente trámite, se preocuparon por mi queja. Atendidos en las dos audiencias a la hora exacta, en prolijas oficinas, con ordenada documentación del caso en carpetas, me hacen distinguir a esta dependencia gubernamental. Cuando se quiere, se puede. Ante el desamparo que a veces se siente en las oficinas públicas, me sentí en otro planeta. Nobleza obliga: diez puntos para ellos.

Mario Alberto Marigliano marioamarigliano@arnet.com.ar

Hospital Padilla
Eran como las 19.30 y veía cómo traían la comida en el Hospital Padilla; el carrito tomaba el ascensor para alcanzar la comida a todos. Estaba en la sala 3 y las puertas se abrieron, las bandejas eran de color gris y repartían las que correspondían. Justo a la par de mi madre se encuentra una chica que proviene de Catamarca y está junto a su madre que sólo tiene para tomar el té; entonces bajé hasta la cocina para pedir si sobraba un poco de comida para esta señora. El encargado me tuvo esperando 15 minutos para decirme que no tenía nada, dándome la espalda. Yo me fui y la verdad no comprendía. Los cuidadores vienen muchas veces del interior de la provincia o de otras provincias aledañas y sólo vienen con lo puesto, no tienen para comprar nada. Se debería implementar en todos los hospitales de Tucumán un plato de comida para estos cuidadores, que dejan todo por ver a las personas que más aman. Colaboremos todos juntos por una mejor sociedad. No cuesta nada hacerlo; para seguir progresando como personas. 


Luis Miguel Silvestre
Misluy@hotmail.com


Caos vehicular y peatonal
Felicito al señor Gabriel Molina por su carta del 3/7, donde marca aspectos relacionados con el tránsito, que se encuentra desbordado. Se suma también el estado del pavimento de nuestras calles: vivo ejemplo es el pozo que se encuentra en la bocacalle de Santiago al 300. Las platabandas de las avenidas no están debidamente pintadas y las podemos llevar por delante. Y qué hablar de la salida de la loma que da a la ruta 38; no están marcadas y cualquier vehículo puede pasar de largo con fatales consecuencias para los vecinos que viven en la zona. ¿Es viable que las autoridades recorran toda la provincia y observen algunas fallas en el pavimento? Y qué decir del caos peatonal. En el microcentro, por sus veredas angostas ya no se puede transitar; hay que ir a los empujones. Muchas personas bajan a la calle para poder circular y corren serio riesgo de accidente.

Eduardo Blas Romagnoli
San Juan 27
San Miguel de Tucumán


Impuesto a las Ganancias
La famosa retención o descuento por impuesto a las ganancias que se realiza en la Justicia provincial es realmente la esencia de lo injusto, desigual y motivo de mucha sensibilidad interna, casualmente tiene que ser un Poder o repartición que demuestre el ejemplo en este tipo de mal llamados impuestos. A vocales, camaristas, jueces, fiscales y defensores no se les descuenta absolutamente nada y esto considero que está bien porque es acorde al mandato constitucional; el problema básicamente radica en que los funcionarios judiciales -secretarios y prosecretarios- también gozan del mismo beneficio que un juez, siendo estos empleados fedatarios. Este estatus contrario a toda ética y moral tiene que ver con una acordada de Corte a mi entender inconstitucional, donde se los equipara a los funcionarios con los magistrados, por lo tanto nos encontramos en definitiva con que los judiciales con cargos mas altos desde un vocal de Corte hasta un prosecretario están exentos a este cuasi impuesto, mientras que los empleados somos únicos afectados. Es a nosotros a quienes nos descuentan cifras que van desde los 800 pesos hasta los 3.000, dentro del rango de empleado a los que mas antigüedad laboral tienen y a los cargos administrativos más altos les recae esta retención. Como empleado judicial con 16 años de antigüedad y hombre del Derecho, considero el acto administrativo que equipara a los funcionarios judiciales con los jueces una acordada viciada de desigualdad e inmoralidad, siendo nosotros -los judiciales- los que tenemos que dar el ejemplo de equidad que tanto nos enseñaron en la universidad y en nuestra carrera judicial. Espero que la acordada que beneficia a los funcionarios se revea; lo óptimo sería que se les descuente a todos por igual o en caso contrario ni a los funcionarios ni a empleados; es lo más noble para dar ejemplo.

Gonzalo Cornet Esteves gonzalocornet@hotmail.es

Deberes o vacaciones
Observando cómo muchos docentes llenan de deberes a los alumnos en las vacaciones, como docente jubilada, creo necesario que se reflexione. En Wikipedia se define como "vacaciones" a "los días dentro de un año en que personas que trabajan o estudian toman un descanso total de su actividad en un período determinado... Existe principalmente para prevenir estrés u otras patologías, además… para incrementar la productividad en el resto del año. Estas vacaciones corresponden legalmente y debe estar prohibida la tarea, ya que estas son para descansar y no trabajar, recrearse, estar libre, desocupado, relajarse". Esto sólo produce angustia en los alumnos y padres que también necesitan descanso de la vorágine de ayudarles en todos los "deberes" que diariamente les dan los maestros. Yo me pregunto, ¿cuál es el objetivo real, y el contenido significativo de llenarlos de tantas tareas? Por otro lado, si una familia quiere aprovechar para salir unos días, tiene dos opciones: o su hijo no hace ningún deber o coloca un portaequipaje en el auto para llevar la mochila de los chicos, o pagar el exceso de equipaje, y seguramente estarán martirizados ya que no harán ninguna; y los que no salen, tampoco podrán sentirse tranquilos ante la responsabilidad de "cumplir con los deberes". ¿Por qué no se deja a los alumnos realmente descansar?

María Beatriz Sánchez de Comas betty_comas@yahoo.com.ar

Hecha la ley...
Vivir en sociedad nunca ha sido fácil; somos tan egoístas que con tal de conseguir lo que queremos, no nos importa llevarnos por delante los derechos de los demás. ¿Qué pasa en el pais? El Gobierno afirma que el dólar blue es ilegal y especulativo, pero ahora sus compradores podrán blanquear las adquisiciones que realizaron en las cuevas. Hace algunas semanas el gobierno argentino dio a conocer una polémica medida, con el objetivo de blanquear dólares que estén fuera del sistema financiero: lanzó dos bonos, uno que apunta al sector energético (Boade), destinado a fortalecer las inversiones energéticas, y otro al sector de la construcción (Cedin). Estos dos instrumentos podrán ser adquiridos con "dólares declarados o sin declarar", podrán adquirirse a través del "blanqueo". Quienes tengan ahorros en dólares sin declarar podrán invertir en elementos "transparentes"; esto está " dirigido" a esos dólares que están en una caja de seguridad o debajo de un colchón, o en un paraíso fiscal; por lo tanto "no es lavado" de dinero", es "transformar" estos ahorros, no declarados, en inversiones. Pretenden hacernos "entender"que nuestra sociedad opera con una "bimonetización", el gasto corriente es en pesos y el ahorro en dólares. Razonando, veo inventar leyes que buscan pintarle la raya a nuestro egoísmo, así proteger a los unos de los otros. El lenguaje popular ha acuñado la expresión "hecha la ley, hecha la trampa", para notar el oscuro esfuerzo intelectual que busca violentar el espíritu de las normas. En el año 1734, el primer Diccionario de la Real Academia Española, llamado Diccionario de Autoridades, ya registra la expresión "Hecha la Ley, hecha la trampa"; se explica que el aumentar nuevas leyes, especialmente en el comercio y trato, suele dar ocasión para que discurran maliciosamente "trampearlas o evadirse" de la carga que imponen.

Julio Argentino Gómez julioargentino@arnet.com.ar

Cajeros automáticos
En el Banco Nación sucursal Aguilares, desde hace por lo menos dos años en los cajeros automáticos no ponen billetes de $ 10. En los últimos cinco o seis meses ya no ponen ni billetes de $ 50. Si uno pregunta, nadie le contesta nada y le dicen con pocas ganas y poca educación que no es su campo o competencia. En Concepción y en Alberdi sí ponen billetes de $ 50 y en San Juan (provincia) hasta ponen de $ 10.

Carlos Alberto Flores
La Madrid 1.507
Aguilares-Tucumán 

"Causa DAU"
Cuando el 28/6 leía que el fiscal Suasnábar "rechazó la causa DAU", no lo podía creer; es el tercer fiscal que no acepta la causa, siendo que una legisladora comprometida con su función investigó y presentó pruebas contundentes de la malversación de fondos públicos; ¿pero qué pasa? Hace un año que se denunciaron las irregularidades de ese organismo; ¿y la justicia? Bien, gracias, descansando y jugando al ping pong, o sea que solamente están para condenar a ladrones de gallinas. Nos preguntamos: ¿y todos los inmorales que han estafado al pueblo en miles de millones, o los que se enriquecieron a costas del ingenuo ciudadano, siguen vivitos y colendo? ¿y los jueces? Bien, gracias, jugando a la ruleta rusa. ¡Es una verguenza! Esperamos que a la mayor brevedad posible alguno de los que imparten justicia se haga cargo del caso para que los tucumanos vuelvan a tener esperanzas en el Poder Judicial, que cada día está más desprestigiado y paralizado.

Eugenia Muro
eugemuro@hotmail.es