La guerra civil en Siria lleva su efecto destructivo al Líbano

Compartir

BEIRUT/DAMASCO.- Seguidores y detractores del régimen sirio de Bashar al Assad se enfrentaron con granadas, disparos de armas y proyectiles de mortero en la ciudad libanesa de Trípoli. Los choques dejaron seis muertos y 30 heridos entre los opositores sunnitas y los alauitas que avalan al Gobierno de Damasco.

Las tensiones entre ambos sectores se reavivaron por la batalla para el control de la pequeña ciudad siria de Al Kusair, cerca de la frontera. En esos combates participan miembros de la milicia chiíta libanesa Hezbollah en apoyo a las tropas de Al Assad. Pese a las advertencias de los países occidentales y árabes, el grupo armado islamista anunció el envío de más combatientes a Siria.

Los Hermanos Musulmanes, a su vez, informaron que los rebeldes derribaron un avión no tripulado iraní a las afueras de Damasco, lo que sería una confirmación del respaldo de Teherán al cuestionado Presidente.

Rusia advirtió ayer a la Unión Europea (UE) que no levante ni relaje el embargo de armas a los rebeldes, y consideró que sería "muy arriesgado" que se beneficie de ese modo a una de las partes en el sangriento conflicto interno. "Nuevos suministros de armas en la región no contribuyen a la paz", afirmó el embajador ruso en la UE, Vladimir Chishov. "La oposición siria es un grupo variopinto de diversas organizaciones", agregó. Moscú es un tradicional vendedor de armas a Siria, y lo sigue haciendo. (DPA)

Más como esto