MEDIO AMBIENTE

Es preocupante la mortandad de peces en el río Marapa

Técnicos de Irrigación creen que el problema se debe a la falta de agua en el cauce. Los pescadores.
Compartir
DESOLADOR. Cientos de peces aparecieron muertos a orillas del Marapa. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO (ARCHIVO)

Las orillas del río Marapa, entre los km 25 y 30 de la ruta 308 que conduce a Escaba, están regadas de peces muertos. Pescadores que frecuentan la zona afirmaron que la mortandad comenzó a advertirse a partir de la semana pasada. Fue cuando asomaron los primeros bagres, bogas y sábalos, algunos muertos y otros en agonía.

El problema se profundizó durante las últimas jornadas: la cifra de peces en proceso de descomposición se multiplicó. En principio se sospechó de una contaminación del cauce con agroquímicos, en razón de que la zona es agrícola y se utilizan esos productos.

Sin embargo, técnicos de Irrigación de la Provincia sostienen que la mortandad se relaciona con el escaso caudal que registra el río. Sucede que el Marapa arrastra agua que se libera desde el dique Escaba. Y a causa del bajo nivel de agua que tiene acumulada la represa, desde hace días se mantienen cerradas las compuertas. La fauna ictícola se convirtió entonces en la principal víctima.

"Los peces se quedan sin oxígeno a causa de la poca agua y se mueren. Ya sucedió en otros años" comentó el pescador Isidro Juárez, oriundo de Alberdi. Marcelo Gallo, jefe del Distrito Alberdi de Irrigación, fue más cauteloso al referirse al tema. "Para certificar fehacientemente la causa de esta mortandad es necesario hacer estudios de las aguas. De todos modos se puede suponer que una sería la escasa cantidad de agua que tiene el río", apuntó.

El funcionario agregó que aunque en el sur tucumano llueve desde hace varios días, la cantidad de agua caída todavía es insuficiente. "En esta zona no llovía desde noviembre. Para tener una idea: en estos momentos se necesita una cota hídrica, sobre el nivel del mar, de 625 mm3, para abastecer normalmente a los productores locales. Y sin embargo estamos en alrededor de 613 mm3", precisó Gallo.

El déficit hídrico se profundiza ya que la represa de Escaba sigue sin recibir agua de sus principales proveedores, los ríos Singuil y Chavarría. Es por la sequía que persiste en el oeste catamarqueño. La crisis afecta a quienes cultivan tabaco, papa, limón y arándano. Durante la zafra perjudicaría al ingenio Marapa, en caso de que no se normalice la provisión.

Etiquetas de esta nota
Más como esto