La selva tucumana

Admiración de Miguel Cané en 1876

03 Dic 2012 6 1
1

DESLUMBRANTE VEGETACIÓN. Excursionistas por el cerro de San Javier, en una fotografía de los años 1910. LA GACETA / ARCHIVO

La vegetación del pie de San Javier deslumbró a Miguel Cané en su visita de 1876. "La selva de la Yerba Buena", la denominaba el autor de "Juvenilia" en el artículo que redactó para "La Tribuna". Nunca había visto -a pesar de haber recorrido selvas del Brasil y de Europa- algo semejante.

"Laureles gigantescos, cuyo tronco formidable mide tres o cuatro metros de circunferencia, levantándose al cielo arrogantes y esbeltos; lianas y enredaderas monstruosas que los cubren por completo, cayendo desde su copa en brazos sueltos de cinco a seis pulgadas de espesor, meciéndose lánguidamente bajo la acción del viento; miles de parásitos incrustados en el árbol y viviendo de la generosa vida del gigante, especie de cactus arraigados en la bifurcación de sus brazos, conservando en su espléndido tallo el agua fresca y cristalina que apagaría la sed del viajero, si un arroyo que parece correr sobre un lecho de diamantes no bajara serpenteando caprichosamente", describía.

Divisaba "naranjos silvestres que embalsaman el aire y encantan la vista con sus frutos de oro". También, "el nogal silvestre que a su vez parece pugnar en tamaño con los titánicos laureles". O "el arrayán, que ostenta su pequeña fruta roja, como rubíes engarzados en hojas de esmeralda". En fin, "una vegetación vaga, indefinida, indescriptible, que se levanta conducida hasta mil pies del suelo, con mil colores, con flores de toda especie".

Esto entre precipicios profundos cuyo fondo no se alcanza a ver. Y luego, "allá, a lo lejos, al pie de la montaña, el valle entero de Tucumán surcado por mil ríos que dibujan sobre el verde elegantísimos filamentos de plata".

6 Comentarios

Comentarios 6

Para poder comentar debes Ingresar / Registrarte

Más recientes

amatista #6 04 Dic 2012 15:11 Hs

Churchill es cierto , pero en mi caso aposte y tengo uno en la vereda bautizado "Geronimo" que esta pronto a cumplir 9 años cuidado con dedicacion y enseñandoles a los que veo que pueden cortar sus frutos y no dañar la planta y ofreciendoles una para tener si les agrada sus fruta y me esta dando resultados si te dijera que regale 200 plantines para forestar y en casa al que me lo pide tambien. ( hay muchos depredadores en todo ,pero tambien estan los menos que suman mas...),es cuestion de concientizar q el arbolado urbano es poco y las construcciones de altura nos sobrepasan aumentando la temperatura y siempre y cuando tengas espacio plantar un arbol es lo mejor.Saludos

w. churchill #5 03 Dic 2012 21:06 Hs

#4 SI BIEN PUEDE PRESTARSE PARA EL ARBOLADO EN LA CIUDAD, LAMENTABLEMENTE VAN A SER PLANTAS QUE VAN A VIVIR DESTROZADAS POR LOS DEPREDADORES -LLÁMESE SERES HUMANOS- QUE VAN A BUSCAR SU FRUTA Y NI QUÉ HABLAR DE LOS PÁJAROS.

amatista #4 03 Dic 2012 15:58 Hs

Te cuento que tengo en casa arrayanes y si lo deseas tengo plantines para regalar .Es un arbol muy noble , ademas de sus frutos exquisitos, su presencia es hermosa y se adapta facilmente en mi humilde opinion para el arbolado en la ciudad , me encanto la nota .

habemus jubilators #3 03 Dic 2012 14:11 Hs

( Don Carlos me hizo recordar a un arrayán que teníamos en la casa paterna. Cuando pibes, vivíamos entre sus ramas cortando sus frutos, pequeños, pero sabrosos. Ni que fuéramos pajaritos como el "celestino" o el "mil colores", prendidos en sus gajos. Linda época. Además, el arrayán es un árbol preciado por ser duro, pero flexible, una madera especial para muchas cosas, obviamente sin entrar en la depredación de la especie. Aún hay buenos ejemplares de dicho árbol por la zona pedemontana hacia el Oeste. Muy bueno, Miguel Cané gustaba mucho de la naturaleza. Grs. )

w. churchill #2 03 Dic 2012 11:54 Hs

¿DÓNDE HABRÁN QUEDADOS ESOS "naranjos silvestres que embalsaman el aire y encantan la vista con sus frutos de oro"? AHORA NO SE VE NINGUNO.

w. churchill #1 03 Dic 2012 09:06 Hs

UNO LEE LOS COMENTARIOS DE EXTRANJEROS QUE NOS VISITARON EN EL AYER Y NO PUEDE DEJAR DE PENSAR EN LA DEPREDACIÓN QUE LE HICIERON A NUESTROS CERROS.