Cartas de lectores

Compartir

BUITRES Y CARANCHOS (I)

Señora Presidenta, usted fue elegida para ocupar el cargo más importante del país, es la cara visible de la Argentina al mundo, y por lo tanto, debe medir muy bien las palabras que dice. Comparar a los jubilados que reclaman en la Justicia lo que les corresponde y que ya hubo innumerables fallos que les dan la razón, como buitres y caranchos porque le sacan fondos a la Anses, organismo del cual su gobierno se financia. Los jubilados no se pueden comparar con aquellos que compran títulos con fines especulativos. Con estos dichos nada nos puede sorprender, usted nos tiene acostumbrados a exabruptos que luego nos traen graves consecuencias. Un buen gobernante debe fijarse que todo lo que diga tendrá gran repercusión tanto a nivel nacional como mundial. Los jubilados y la sociedad toda espera una disculpa y rectificación que sería un acto de grandeza, que no creo que la tenga.

Gabriel E. Molina
Entre Ríos 278-Dpto. J 
San Miguel de Tucumán


BUITRES Y CARANCHOS (II)

Nuevamente, y como nos tiene acostumbrados a lo largo de sus 22 discursos por cadena nacional durante lo que va del año, la Presidenta ha menospreciado e insultado a la gente; en esta oportunidad a los jubilados, tachándonos de buitres y caranchos, por el mero y simple hecho de efectuar judicialmente nuestros reclamos a la Anses, es decir al Estado, de algo que consideramos justo. La Corte Suprema nos dio la razón. A esta altura de dichos, ¿no hizo lo propio su madre al efectuar petición judicial por reajuste de su haber previsional, trámite este que le llevó menos de dos años entre iniciado el juicio y el cobro de la retroactividad, luego de ganado este? ¿No nos asiste a todos los jubilados y pensionados idéntico derecho e igual tratamiento en cuanto hace a la celeridad con que se manejó y pagó el juicio en cuestión? ¿Por hacer valer este derecho la madre de la Presidenta debe ser tildada de buitre o carancho? El sistema previsional actual no es el más óptimo. De pronto, el que se jubila pasa a cobrar un haber que oscila entre el 40 o 50% del que percibe en actividad. ¿No le parece a la Presidente que esto no es lo correcto, luego de haber aportado por 30 o más años de servicios? El dinero que se nos descontó y que actualmente administra la Anses es para beneficio de los aportantes y no para otros destinos (fútbol, automovilismo para todos, subsidios que no se controlan, etcétera). Para esos otros destinos el dinero debería ser sacado de otras cuentas, ¿que tal de Rentas Generales. Y, sí, que la señora Presidente tenga la seguridad que mientras podamos y se vulneren nuestros derechos seguiremos haciendo juicios, no obstante estemos en la lista de los nominados como buitres y caranchos. 


Juana M. Farías
fariasjuani@yahoo.com.ar


BUITRES Y CARANCHOS (III)

Señora Presidenta: ¿Por qué insulta a su propia madre? ¿Para ud. ella es un carancho? Al igual que ella miles de compatriotas han aportado durante su vida laboral para poder obtener por derecho constitucional la jubilación que le corresponde. De esto no voy a pretender explicarle, ya que ud. es abogada y exitosa en su función, según lo manifestado por ud. misma. ¿Qué opinara su madre que la ayudó estudiar para que la trate de carancho? Si a los que aportaron los insulta de esta manera, me pregunto, con qué adjetivo insultará a tantos que no aportaron y gozan de jubilación y a las personas que con discapacidad (me refiero al que nunca tuvo trabajo y, por ende, no pudo aportar para jubilación) que tienen una miserable pensión. Señora Presidenta: la escuché muchas veces nombrar a Dios. Sepa que él dice: "Lo que a mis pequeños le hacen me lo hacen a mí". 

Rosa del Valle Castro Giménez
rositacg01@gmail.com


DIÁLOGO Y RECONCILIACIÓN

Los obispos argentinos, luego de la 104 asamblea plenaria del Episcopado, han aprobado una declaración pública en la que se formula un llamado al diálogo y a la reconciliación de los argentinos. La publicación ha merecido de parte de algunos sectores del gobierno diversas críticas a fin de desvalorizarla. Entre otras, se dijo que era oportunista y que tenía relación con la situación planteada con un matutino porteño, ignorando que los prelados no han hecho cosa que basar su posición en la Doctrina Social de la Iglesia, que es el marco que desde el papa León XIII hasta el actual Benedicto XVI, se ha movido en cuestiones sociales, políticas y económicas, dirigidas a toda las sociedad. La democracia no se construye aguzando los conflictos, como lo reafirma esta nueva declaración. La oportunidad elegida para dar a conocer la exhortación es la del comienzo del tiempo litúrgico de Adviento, preparatorio del de Navidad, sin tener vinculación alguna con acontecimiento político, como lo expresa el texto. Se explican los problemas que acucian a la sociedad, como el deterioro de la educación, drogadicción, libertad de expresión, incremento de delitos, etc. que impiden -en el pensamiento católico- la obtención del bien común que se habla ya desde Aristóteles hasta Santo Tomas de Aquino y surge claramente del Concilio Vaticano II y de las encíclicas de León XIII, Pío XI, Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo II y el actual pontífice. Sería bueno, como colaboración a la gestión de gobierno, que sus componentes leyeran, cuando sus funciones se lo permitieran, los manuales de fácil comprensión de la Doctrina Social de la Iglesia, a la que casi todos los partidos políticos de nuestro país, han incluido en sus postulaciones. 

Domingo Padilla
dompadilla@hotmail.com


PUENTE PEATONAL

En mi carácter de decana de la Facultad de Filosofía y Letras le reitero un pedido al intendente Domingo Amaya sobre un grave problema por el cual inclusive se abrieron dos expedientes. Se trata de la urgente necesidad de construir un puente peatonal para proteger y cuidar la vida de la gran cantidad de personas (docentes, alumnos, personal no docente y público en general) que cruza la avenida Benjamín Aráoz al 800 para ingresar al Centro Prebisch . A pesar de existir un semáforo, los vehículos, sin distinción y a toda velocidad, atraviesan este con luz roja. Lamentablemente no se encuentra ni un encargado de tránsito para controlar este cruce. Mi responsabilidad es gestionar y velar por la comunidad que dirijo, pero al intendente le compete en grado mayor tomar las medidas pertinentes para velar por la vida de los ciudadanos. Que quede claro ante la comunidad que las gestiones y los llamados de atención se hicieron, ahora, apelando a la sensibilidad de Amaya. Espero una respuesta antes de que tengamos una situación irreparable. 

Judith de Babot
babotcasali@ciudad.com.ar


"NOSOTROS LO HICIMOS"

Estoy desorientado por la carta del lector Eduardo Martín Aguirre (1/12), ya que me parece que en un párrafo de ella afirma que la famosa zamba "Debajo de la morera" pertenece a Ariel Ramírez. Yo creo que es de Virgilio Carmona. Al margen de esta duda comparto todas las opiniones favorables que se han vertido sobre el artículo "Nosotros lo hicimos". 

Melitón Saldaño
melitonsal@gmail.com


Extravío de billetera

El domingo 18 en la tarde abordé un remise junto a familiares en Buenos Aires al 300. Llevábamos varios bolsos; el chofer observaba detenidamente el que llevaba en el hombro porque vio que colocaba mi billetera en su interior. Al llegar a Pueyrredón 219, barrio Floresta, se me cayó sin darme cuenta. Apelo a su sensibilidad, y le pido lo me deje en una radio o donde decida. Allí quedaron mi DNI, tarjetas de crédito, de débito, el sello de médico, recetarios, el pase de mi hijo discapacitado. ¿La mayoría de los remiseros piensan que por ser médico nado en la abundancia? Soy un empleado de la provincia. Espero que Dios toque su alma. Cualquier información, que me llame al 4327354 o a cualquier emisora. 

Raúl Bonal
Pueyrredón 219 
San Miguel de Tucumán


EL PAMI

Al momento obran en poder de la interventora del PAMi, doctora Dora Reitich, tres diagnósticos míos perfectamente documentados. Lo que padezco data de 60 meses atrás y durante ese tiempo no pude acceder a un trato normal por ser "ninguneado y gambeteado". Luego de la carta del 5/11 que me publicó LA GACETA, vinieron a visitarme una abogada, una doctora y una licenciada, quienes pusieron toda su profesionalidad al atenderme y recurrir a los medios a su alcance para cumplir con lo que está establecido. Usted debe comprender que el PAMI no es un instituto de caridad, sino una institución que presta atención médica y social, por obligación. El PAMI es de los jubilados, devenido de los aportes que en su momento hicimos y los que siguen haciendo los hoy activos, los que generamos espacios laborales, para que usted y el personal que la asiste pueda concretar los cambios a los que usted se refiere, los que deben ser ágiles, positivos y concretos. Lo que padezco pueden mejorarlo, estabilizarlo, no curar. Lo que socialmente me corresponde recién podré percibirlo hacia fines de enero de 2013, recién será liquidado, desde el momento que presenté mi nota, noviembre y diciembre no pueden tenerlos en cuenta. Debe comprender que mis urgencias son "para ayer". Si tiene en cuenta que mi oncólogo me indicó una tomografía para los primeros días de junio, que no me hice por motivos que las doctoras que me entrevistaron conocen. ¡Eso no me permite acceder a un control, el que pudo beneficiarme con un diagnóstico precoz. Mientras tanto, ¿qué pasó durante ese tiempo con mi estado de salud? ¿Quién se hace responsable de lo que puede pasar con mi vida? Sin duda, señora interventora, con seguridad usted gana diez veces más de lo que yo percibo. Si en 60 meses no pude acceder a nada de lo que solicito, ¿no sería razonable y coherente que usted aportara su calidad profesional en ejercicio del cargo que ocupa? Personal y amablemente usted me ofreció, en caso de que yo necesitara, le enviara solo un mensaje; le mandé tres notas y su silencio fue... a este tema no lo tomo como personal, siempre estoy dispuesto a dialogar y consensuar, dentro de un marco de civilidad, responsabilidad y recíproco respeto. Yo no me amparo en silencio; me preocupo y me ocupo. Es lo que espero de usted. 

Héctor L. Bravo
Avenida Ejército del Norte 429-5° piso A 
San Miguel de Tucumán


Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: cartasaldirector@lagaceta.com.ar, consignando domicilio real y número de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.