Fred Ritchin: "por la sobredosis de imágenes el valor de la fotografía es cada vez menor" - LA GACETA Tucumán

Fred Ritchin: "por la sobredosis de imágenes el valor de la fotografía es cada vez menor"

"La fotografía siempre mintió, pero con el software es mucho más fácil que antes". Diferencias de la era analógica y digital.

12 Oct 2012
1

CON ESCRITORES. El experto contó que en Nueva York enseña cómo entender los medios digitales a través de Borges, Cortázar y Bioy Casares. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

Fred Ritchin no visitaba el país desde hace 23 años, pero cuenta que al venir a Tucumán se reencontró con muy buenos colegas en la Bienal de Fotografía Documental. El miércoles dictó una conferencia titulada "Después de la fotografía", precisamente sobre su libro que ya se editó en siete idiomas. Aunque vive en Nueva York, reconoce que en los últimos meses no ha estado mucho allí: viene de dictar conferencias y dirigir talleres en Bulgaria, Holanda y Turquía. Y cuando bajó en Ezeiza, directamente vino a Tucumán. Ritchin es profesor en la New York University y codirector del programa de Fotografía Documental y Derechos Humanos. Es una personalidad reconocida internacionalmente en el mundo de la fotografía.

Al finalizar la entrevista con LA GACETA (traductor mediante), dice como al pasar que en Nueva York enseña cómo entender los medios digitales a través de escritores argentinos, entre ellos Borges, Cortázar y Bioy Casares.

- ¿Y después de la fotografía qué?

- Hay una reinvención de la fotografía. Cuando existía la analógica era instantáneamente creíble, nadie ni nada la cuestionaba. Pero hoy, con lo digital, está en dudas, y hay nuevas posibilidades de uso que antes la fotografía no tenía ni se imaginaba.

-O sea que cuánta mayor tecnología, más puede mentir la fotografía.

- La fotografía siempre mintió, pero con el software es mucho más fácil que antes. Los gobiernos y las grandes instituciones se volvieron más hábiles para manipular las imágenes y para mostrar la parte que ellos quieren que la gente vea, un lado de la historia. 

- Entonces, la imagen ya no es lo que era antes…

- Ahora, con las millones de imágenes que proliferan, la misma imagen pierde valor; no tiene el de antes. Por la sobredosis de imágenes, el valor de la fotografía es cada vez menor. Sobre la guerra de Afganistán, por ejemplo, uno de los conflictos bélicos que más tiempo lleva, no hay un documento fotográfico que lo explique. Distinto fue el caso de la guerra de Vietnam, sobre el que hubo imágenes icónicas que mostraron esa situación.

- En un texto de 1935 Walter Benjamin escribió sobre la pérdida del "aura", del valor cultural. ¿Tiene que ver con eso?

- Así es. En mis clases en Nueva York trabajo con ese ensayo de Benjamin. Cada vez hablamos menos de fotografía y más de imágenes. La fotografía se construye con la luz, pero la imagen es como un objeto. Un fotógrafo construye la fotografía, pero ahora con los teléfonos móviles no se construye nada; es solo imagen. Cuando se utilizan los teléfonos se toman imágenes, pero sin sentido. Distinto es cuando trabaja el fotógrafo, porque con el encuadre relaciona todo. En las imágenes de los celulares no se construyen relaciones, por ejemplo; es muy limitado. En definitiva, las imágenes de celulares son importantes, pero diferentes al arte de la fotografía. Lo importante sería tener alguien o algo capaz de filtrar las millones de imágenes, que diga cuál es la que tiene valor, más allá del simple registro de lo que pasó. Sobre todo los jóvenes necesitan más fotógrafos con el ojo para construir una fotografía, más que registrar.

O sea que aquella frase de que una imagen vale más que mil palabras… 

- No, no tiene sentido ya. Antes, la fotografía demostraba que uno había estado en un lugar, pero ahora la gente no cree en lo que se ve en una imagen.

- No es documento de nada

- Es una interpretación, un punto de vista, no un documento. Pero una buena fotografía es una interpretación de lo que efectivamente pasó. Todas las fotos son documentos, pero no todas son documentales.

Comentarios