Los tucumanos aprobaron el rigor del scrum de Los Pumas

Un grupo de forwards de clubes de esta provincia evaluó al seleccionado argentino de rugby.

10 Sep 2003
1

EN PLENA FAENA. El tucumano Omar Hasán defiende la pelota mientras lo apoya Federico Méndez, en una acción de la práctica.

Su presencia en la práctica de Los Pumas llamó la atención de todos. Forwards de distintos clubes de la provincia fueron los encargados de probar el scrum del seleccionado argentino. Y el examen, según los evaluadores, fue aprobado con una excelente nota.
"Si bien es cierto que no se esforzaron al 100% porque era una práctica, dejaron en claro que en este aspecto del juego están bien preparados. Fue muy difícil aguantarlos y, por supuesto, imposible llevarlos para atrás", aseguró Nicolás Centurión, uno de los hombres que fueron convocados para hacer de sparrings.
Además del octavo de Universitario, también cumplieron con esta tarea Pablo Varela, Harold Simensen de Bielke, Jorge Rodríguez, Diego Vidal y Gonzalo Brandán (Cardenales), Héctor Bazán y Martín Mohala (Los Tarcos) y Franco Pani y Jorge Robles Abalos (Tucumán Rugby). También participó como invitado Leopoldo de Chazal, que también está entrenando en esta condición en la Naranja.
Los primeros alumnos Pumas que dieron el examen fueron Rodrigo Roncero, Federico Méndez, Rimas Alvarez, Pedro Sporleder, Santiago Phelan, Rolando Martín y Pablo Bouza.
Luego pasaron al frente Mauricio Reggiardo, Mario Ledesma y Martín Scelzo, Carlos Fernández Lobbe, Martín Durand y Gonzalo Longo. El "ayudante" de los forwards del seleccionado nacional fue Diego Cash que, como ocurre desde hace bastante tiempo, colabora con los entrenadores Marcelo Loffreda y Daniel Baetti en las prácticas de scrum.
De Chazal, que ya integró el plantel del seleccionado argentino de rugby, quien reconoció que sintió un escalofrío en el cuerpo cuando formó frente a sus ex compañeros, señaló: "demostraron que tienen un scrum muy sólido y parejo. Lo que más me sorprendió fue la coordinación. No tengo la menor duda de que darán que hablar con esta formación en el Mundial".
Claro que el trabajo con el scrum no fue la única actividad que desarrolló ayer el seleccionado. Mientras los "gordos" se cansaban de empujar, en otro sector de la cancha, los backs hicieron una serie de ejercicios en lo que pusieron énfasis el manejo de pelota y destreza. Toda esta sesión fue seguida atentamente por Loffreda.Previamente, bajo las órdenes de Sergio Wilde -coordinador regional de preparación física de la Unión Argentina de Rugby- realizaron una exigente entrada en calor a través de un circuito de ejercicios.
Después de una hora y media de entrenamiento, los jugadores regresaron al hotel para almorzar y, por último, descansar. Claro que los forwards, según indicaron varias fuentes, fueron los que más durmieron la siesta.