Racedo: "nos sentimos defraudados porque la Iglesia no denunció a Ilarraz"

El legislador monterizo vive a metros de la casa que ocupaba el cura acusado de violar a más de 50 chicos en Paraná. Averiguarán los antecedentes del próximo párroco.

14 Sep 2012
La sorpresa empieza a dejar paso a la indignación en la comunidad del barrio Ñuñorco, de Monteros, a donde fue trasladado hace unos años el sacerdote Justo José Ilarraz, luego de ser acusado de haber abusado de al menos 50 niños de entre 12 y 14 años en el Seminario de Paraná. Entre los vecinos indignados se encuentra el legislador Regino Racedo, que vive a metros de la casa que ocupaba el cura, y que queda atrás de la parroquia del Sagrado Corazón, donde dio misa durante al menos siete años.

"¿Por qué la Iglesia ocultó esta situación? Nos sentimos defraudados porque, durante años tuvimos como párroco, a cargo de la catequesis y de impartir misa a una persona con estos antecedentes, denunciada por cosas tremendas", se quejó Racedo. A Ilarraz no se lo ve desde hace varios días, confirmó.

Racedo insistió en que Ilarraz debería haber sido excomulgado y en que no deberían haber mantenido las denuncias en el ámbito eclesiástico. "La Iglesia no está autorizada a juzgar delitos, eso es tarea de la Justicia", enfatizó.

"Le pregunté al obispo (José María) Rossi por qué pasó esto, por qué los vecinos tenemos que enterarnos por una publicación periodística -se indignó Racedo-. Me dijo que se le hizo un proceso en Roma, y que allí se decidió que no había que separarlo del sacerdocio".

El domingo, el obispo Rossi presentará al nuevo párroco en el Sagrado Corazón y, según anticipó Racedo, los fieles de la parroquia están dispuestos a pedir información para conocer sus antecedentes. Consignó que no se conocen denuncias ni rumores contra Ilarraz en Tucumán, pero que igualmente "habrá que indagar un poco", porque el sacerdote tenía a su cargo una jurisdicción grande: más de la mitad de la ciudad de Monteros y muchas zonas rurales. LA GACETA©
Comentarios