SALUD

Diabéticos e hipertensos: a controlar los riñones

La enfermedad renal crónica aumenta año a año y afecta a un millón de personas en el país. Aconsejan consumir poca sal y hacer ejercicio.
Compartir
FASE FINAL. El diagnóstico a tiempo puede evitar llegar a la diálisis. WEBMD.BOOTS.COM

La enfermedad renal crónica (ERC) es una de las principales amenazas para quienes sufren hipertensión o diabetes. Las complicaciones renales aumentan un 6% cada año, informó la Sociedad Argentina de Nefrología, que puntualizó que las personas con elevada presión arterial y altos niveles de azúcar en sangre representan un grupo de riesgo que debe ser controlado. Cristina Vallvé, médica nefróloga y presidenta de la SAN, precisó: "entre el 30% y el 40% de los diabéticos enferman del riñón, por lo cual deben someterse a estrictos controles. Los riñones son cruciales para la supervivencia humana, por lo que un deterioro en su funcionamiento impacta seriamente en la salud".

La SAN estableció que en la Argentina hay 26.000 pacientes en diálisis y cerca de un millón con diagnóstico de ERC. Pero se estima que hay otros tres millones de personas que padecen alguna disfunción en los riñones y que desconocen esa condición.

Los riñones se encuentran localizados hacia la mitad de la espalda, tienen el tamaño de un puño, y dentro de cada uno hay alrededor de un millón de pequeñas estructuras llamadas nefronas. Estas son las encargadas de filtrar la sangre y de eliminar el exceso de agua y las toxinas convirtiéndolas en orina. Los riñones producen hormonas que regulan la presión arterial, la producción de glóbulos rojos y de vitaminas, y cuando no pueden cumplir con esas funciones, el agua y las toxinas se acumulan en la sangre y aparecen síntomas como dolor lumbar y cólico renal, hinchazón de ojos, manos y pies, y complicaciones al momento de orinar, como mayor frecuencia especialmente a la noche.

"También debe prestarse atención a síntomas como el dolor o ardor en la micción y a la aparición de espuma o cambios en el color de la orina", advirtió Villvé.

Prevención
Para prevenir las afecciones en los riñones se aconseja: mantener una dieta equilibrada y saludable, mediante una ingesta moderada de proteínas y poca sal. También ayuda realizar actividad física, tener una hidratación adecuada (al menos dos litros de líquidos por día), no fumar ni consumir drogas o medicamentos sin prescripción médica.

Ante cualquier síntoma renal, se debe consultar de inmediato con el especialista, para iniciar un tratamiento que evite que el paciente llegue a la diálisis.

Más como esto