¿De dónde viene el huevo y el conejo de Pascua?

Ambos símbolos se remontan siglos atrás y sirven para celebrar la vida.
Compartir
NACE UNA NUEVA VIDA. Los huevos de chocolate son infaltables en los domingos de Pascua. FOTO TOMADA DE WORDPRESS.COM

Aunque degustar un huevo de chocolate el domingo de Pascua sea una tradición que buena parte de los tucumanos realizamos, pocos de nosotros sabemos cuál es el significado de este símbolo, tan arraigado en la celebración religiosa. 

Lo que posiblemente todos sepan es que durante la Semana Santa, según la concepción cristiana, se evoca la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Ahora, ¿qué tiene que ver esto con un huevo o un conejo de chocolate? Uno de las primeras hipótesis, relaciona el huevo con la idea de la salida de la nueva vida, lo que representaría acertadamente la resurrección. 

Por otro lado, durante la cuaresma (los cuarenta días anteriores al domingo de Pascua), los cristianos no pueden consumir carne, a lo que, con anterioridad, se le sumaba la prohibición de comer huevos. De esta manera, cuando faltaba poco para el domingo de resurrección, se hacía los huevos duros y se los pintaba para regalarlos ese día, para celebrar el regreso de Cristo con su padre. La idea de pintarlos, la tomaron de los egipcios, que solían regalarse huevos decorados para ocasiones especiales. Más adelante, cuando comenzó el auge del chocolate, los huevos se convirtieron en el producto que hasta el día de hoy acompaña la festividad. 

El otro personaje de chocolate, el conejo, se remonta a antes de Cristo y está relacionado a la diosa de la fertilidad, Eastre. La elección del conejo radica en que el animal está relacionado a la fertilidad. Este dato, además, sirve para entender porque en los países anglosajones  la celebración de Pascua es llamada Easter.

La relación del conejo con la celebración cristiana se explica por el mito que sostiene que  en el sepulcro donde fue enterrado Jesús, había un conejo que presenció su resurrección. El pequeño animal quiso comunicar la buena noticia y como no podía hablar, se le ocurrió repartir huevos pintados, significado de vida y resurrección por las casas. (Especial).


Más como esto