comercio sexual | modos de sometimiento

La "Pompa Gira" y "San La Muerte", guardianes de los prostíbulos argentinos

La veneración a figuras paganas en los burdeles del país es usada por los proxenetas para evitar que las mujeres los abandonen. Además de las ofrendas para agradecer o pedir trabajo, las devotas sienten el temor de que algo les pasará si deciden escapar o cambiar de estilo de vida. Ritos satánicos en los locales riojanos para infundir miedo.
Compartir
Gustavo Cobos
LA GACETA
EL SANTO DEL DELITO. La estatuilla de "San La Muerte" estaba sobre la cómoda del dormitorio de un burdel riojano. GENTILEZA DE FUNDACIÓN MARíA DE LOS ANGELES

Una copa con sidra, una cadena de oro o simplemente, encender algunas velas. Todo sea para agradecer el trabajo cotidiano o para pedir su protección. La veneración a figuras paganas es moneda corriente en los prostíbulos de Argentina, pero su adoración no sólo tiene que ver con una devoción. Son utilizadas por los proxenetas y los tratantes de personas para infundir temor en las víctimas.

Los altares de "San La Muerte" y de la "Pompa Gira" se encuentran en casi todos los burdeles. Escondidos en un placard, o con santuarios especialmente levantados en los patios de los locales, la veneración se vuelve casi obligatoria, y en muchos casos, algunas mujeres contaron que se realizan ritos satánicos.

En los más de 40 cuerpos en los que se divide el expediente por la desaparición de María de los Ángeles Verón, varias de las chicas rescatadas de los prostíbulos riojanos describieron que debían realizar ofrendas a los santos paganos, e incluso algunas comentaron que Irma Lidia Medina, "La Mama Lili", realizaba rituales satánicos con animales durante las noches, para pedir protección y prosperidad.

De esa manera, además, intimidaba a las chicas, que, temerosas, no intentaban escapar.

La diosa del "amor"

El abogado Carlos Garmendia, que participó de numerosos allanamientos en prostíbulos, comentó que las chicas rescatadas de La Rioja, y muchas prostitutas que trabajan en Tucumán, veneran a la "Pompa Gira". "Ellas me contaron que es conocida como la novia del diablo. Es la santa patrona de las prostitutas, a quien le realizan ofrendas para tener trabajo. De lo contrario, pueden sufrir algún daño", afirma Garmendia.

Esta diosa del "amor", como se la conoce en Brasil, de donde surgió el mito de una mujer que se dedicaba a la prostitución, y que se encomendó al diablo, es también utilizada para los "amarres" de las hechiceras. "Las chicas que trabajaron en prostíbulos terminan dándole algún tipo de credibilidad religiosa. Los dueños de los locales alimentan esa veneración, como un método más de sometimiento. Si dejan de prostituirse, los males caerán sobre ellas", contó Garmendia.

"'Pompa Gira' es una deidad muy contradictoria de Brasil, porque también es protectora de los enamorados. "No es extraña esta dualidad entre el sexo y la muerte, si recordamos que los antiguos mitos hablan del orgasmo como una pequeña muerte, de la que se vuelve", explicó la doctora en Filosofía Griselda Barale, que es miembro de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de la Religión (ALER).

En el caso Verón, las chicas declararon en Tribunales que las ofrendas se volvían cotidianas, y que en su mayoría consistían en encender velas negras, realizar regalos como cadenas o joyas y una copa con una bebida alcohólica, para celebrar y agradecer que tenían trabajo.

"He visto incluso a travestis que le prenden velas a la 'Pompa Gira' y a 'San La Muerte'. Está muy difundido en el mundo de la prostitución como una forma de sometimiento. Una chica que trabajaba en los prostíbulos de Tucumán hace unos seis años, me relató que aún hoy sigue haciéndole ofrendas a la 'Pompa Gira', por el temor a las represalias que le infundieron en los burdeles", comentó Garmendia.

Los testimonios de las jóvenes que eran obligadas a prostituirse en La Rioja, cuentan que "La Mama Lili", por las noches, tomaba una gallina y le cortaba la cabeza, mientras hablaba en un idioma extraño. Más allá del supuesto rito diabólico que realizaba, Garmendia contó que esta metodología es usada para intimidar. "El miedo y la presión psicológica son la mejor forma de tenerlas prisioneras. Si escapan, algo malo les pasará", manifestó el abogado.

Una doble naturaleza

"San La Muerte", a diferencia de la "Pompa Gira", está relacionado con la delincuencia en general. El profesor Luis Bustillo comentó en su artículo "El culto a San La Muerte", que la carga psicológica de esta figura pagana es extraordinaria. "Se considera que el dueño de una se vuelve invulnerable al daño, además de obtener poderes extraordinarios para adquirir fortuna o lograr el amor anhelado", explicó el especialista.

"Las deidades, las mayorías de las figuras sagradas de las distintas religiones, pequeñas o grandes, tienen en el mismo personaje lo bueno y lo malo, salvo en el judeocristianismo, donde la figura del mal y del bien están separadas", aseveró Barale.

La doctora en Filosofía explicó que en las religiones populares son comunes esta doble naturaleza de figuras que por un lado dan protección, pero por otro son muy vengativas. "Por eso no hay que asombrarse. Es un momento especial para 'San La Muerte', sobre todo en los jóvenes que están metidos en lo peor, para quienes es una figura atractiva", manifestó.

Aunque surgen de lugares distintos, la "Pompa Gira" y "San La Muerte" se encontraron en los prostíbulos argentinos. Allí se dan la mano, y entre ofrendas y ritos, se han convertidos en los guardianes paganos del negocio del sexo, e intimidan a quien pretenda abandonarlos, prometiendo que lo perseguirán donde quiera que vaya.

1- "San La Muerte" era un santo pagano al que se le rendía culto en secreto. Hoy es el preferido de los reos y los delincuentes.

2- También es conocido como el "Señor de la Buena Muerte", y se lo recuerda los 15 de agosto, fecha en la que se supone falleció.

3- Su figura suele presentarse como un esqueleto con capa y guadaña. Los más devotos le dedican oraciones en quechua.

4- La Pompa Gira o Pomba Gira era una prostituta brasileña, que, se dice, tenía siete maridos. Su nombre verdadero era María Mulambo.

5- El mito dice que una vez que falleció se convirtió en novia del diablo. Más que una deidad popular está relacionada con ritos satánicos.

6- Está asociada con el "amor", por eso es utilizada para "amarres". Sin embargo, tiene fama de ser vengativa si no cumplen las prome
Más como esto