APENAS AYER

Monteagudo en Panamá

Las impresiones de un oficial irlandés
Compartir
Carlos Páez de la Torre H
LA GACETA

Los "Recuerdos" del teniente coronel irlandés Francisco Burdett o?Connor se publicaron en Tarija en 1895. Cuenta que en 1823, en Panamá, en la mesa del general Carreño se encontró con "un caballero desconocido para mí y que ostentaba en su pecho la medalla de Maipú".

El caballero "no habló una sola palabra" durante la comida. Cuando se levantaron para tomar el café en el salón, Carreño le dijo que "ese caballero es el famoso Bernardo de Monteagudo, a quien me han remitido preso aquí para tenerlo con la mayor vigilancia. Llévelo usted a su alojamiento y tenga mucho cuidado de él". Como se sabe, Monteagudo había sido expulsado del Perú a poco de alejarse San Martín.

Burdett O?Connor consideraba que el general le hizo un enorme favor al darle la compañía del famoso tucumano. Se hicieron amigos y el irlandés le obsequió un ejemplar antiquísimo de la "Carta Magna" británica, regalo que Monteagudo mucho apreció. El texto estaba en latín, pero lo leía "como si fuera castellano", comenta. Monteagudo aportó a la relación "un magnífico cocinero francés, que todos los días nos daba en la mesa excelentes platos, a pesar de la gran carestía que entonces se dejaba sentir en Panamá".

Añade Burdett O?Connor que "un día que conversábamos con el señor Monteagudo, hizo este gran hombre una observación de la que tengo motivos para acordarme y que me impresionó bastante: ?¡Oh, Dios mío! -exclamó- ¡La pena que me causa cuando reflexiono que toda esta guerra por la Independencia, es una guerra mansa comparada con los destrozos, matanzas y asesinatos que hemos de ver en estos países, después de haber botado al último español de la tierra americana!"

Más como esto