Ecléctico, polisémico y sin estilo definido

12 Ago 2011

Mario Costello es autor de "Sexo, gorda y rojo a full", "Cómo mirar el sol tras el vestido", "POP. (Pulsativo Olor Primordial)", "Bebop Blues. Dulces sueños del rock", " Tejiendo Cenizas", "Encallados Buques Callados" y "El pozo de agua" , entre otras. Afirma que sostiene al eclecticismo, lo polisémico, y que prefiere que sus textos puedan nutrirse de variantes que los enriquezcan. "¿Para qué casarme con una modalidad de discurso o estilo si sé que mi naturaleza me impediría serle fiel hasta la muerte?", se pregunta. Y añade: "no tengo un estilo en particular, al menos, desde lo formal de la escritura. He transitado por lo simbólico tanto como por el realismo mágico, la escritura más tradicional y/o la ruptura de la misma, y hasta por el entrecruzamiento de recursos que provienen no solo de un texto o escritura teatral, sino también de estructuras de guión, de cine o de video, o la danza teatro, por ejemplo", describe.

Costello cuenta que todo el tiempo trata de jugar y de experimentar por distintos caminos, que abren tanto lo trágico como lo cómico. "En mis primeras obras había un marcado acercamiento y coqueteo con formas que dejaron huellas fuertes en todo el Río de la Plata, como el sainete o el grotesco. Entonces, por ejemplo, en "Guillo, el cantante", una obra que aquí no se estrenó todavía pero que funcionó muy bien en Buenos Aires, los recursos provenientes de estos géneros estaban muy marcados. Buscaba eso que Armando Discépolo define como ?El arte de llegar a lo cómico a través de lo trágico?".

Costumbristas

"Es inevitable suponer que el término ?tucumano? delimite cierto rasgo costumbrista en las producciones, pero creo que esa instancia hoy se ha visto enriquecida por las diversas variantes que le imprime cada autor a él o los temas que elige desarrollar", agrega Costello.

"Al desarrollar un tema o una situación en particular de cualquier personaje, la habilidad del autor radica en lograr que ese detalle tan cercano sea reconocible también en Rusia, en Francia, en Amaicha o en nuestra ciudad. Me pasó de ver una versión de una obra mía, ?Sexo, gorda y rojo a full? realizada por gente del Instituto Superior de Arte de, La Habana, Cuba. Sólo se modificaron algunos ?argentinismos? y algunos aspectos en relación con el contexto, pero la historia funcionaba y se desarrollaba igual al original", destacó.

Comentarios