Las clases y los sorteos

Compartir

LA CIRCUNSTANCIA GLOBAL.- Los autores de la investigación Conscripción y crimen: evidencia del reclutamiento argentino (publicada solamente en inglés) encontraron datos de la conscripción en 179 países, lo que cubre el 99,8% de la población mundial. Entre esos 179 países, 94 tienen servicio militar obligatorio. Entre estos 94 países, sólo 19 están habitualmente involucrados en algún tipo de conflicto armado. Por lo tanto, más del 40% de los países del mundo tienen servicio militar obligatorio sin estar habitualmente involucrados en un conflicto armado.

CASI UN SIGLO.- Desde 1901 hasta 1995, el servicio militar argentino era obligatorio. La duración del servicio era de un mínimo de un año y un máximo de dos. El servicio comenzaba con un período de instrucción básica, durante el cual los reclutados militares aprendían reglas y estaban expuestos al entrenamiento de combate. Luego, les asignaban una unidad militar y un deber específico, no necesariamente relacionado al entrenamiento militar.

SEGÚN PASARON LOS AÑOS.- La clase 1955 fue la última que comenzó su servicio militar a los 21 años. La clase 1958 fue la primera que lo inició a los 18. Debido a este cambio, las clases 1956 y 1957 no fueron llamadas. Reclutas de las clases 1962 y 1963 participaron en la Guerra de Malvinas. Los nacidos en 1976 enfrentaron al sorteo, pero eventualmente no los reclutaban pues se había frenado el reclutamiento.

EL TEMIDO BOLILLERO.- La elegibilidad de los jóvenes varones para el servicio militar se determinaba usando los tres últimos dígitos de su DNI. Cada año, para la clase que debía ser reclutada el año siguiente, se asignaba un número de lotería de entre uno y 1.000. El sorteo era llevado adelante por Lotería Nacional y se hacía en una sesión pública (supervisada por el Notario General de la Nación). Se utilizaba un tambor lleno de 1.000 bolillas. La primera que salía correspondía al numero de DNI 000; la segunda, al 001 y así sucesivamente.

LA MENTADA "REVISACIÓN".- Al terminar la lotería, los individuos eran llamados a exámenes físicos y mentales. Más adelante se anunciaba un número de grado de admisión determinado. Los individuos cuyo número del DNI era mayor que el del grado de admisión, y que hubiesen pasado el examen médico, eran llamados al Servicio Militar Obligatorio. Entre los números elegidos por reclutamiento, a aquéllos con el número de lotería más bajo se les asignaba al Ejército, los números intermedios a la Fuerza Aérea, y los números más altos a la Escuela Naval. Los reclutamientos en el Ejército eran por un año; los de la Escuela Naval, por dos años.

LOS EXCEPTUADOS.- Los clérigos, seminaristas, novicios y cualquier individuo "con dependientes de familia y teniendo que mantenerlos" (se los conocía más popularmente como "único sostén del hogar"), eran exceptuados del Servicio Militar Obligatoria. Diferir por terminar el bachillerato o la Universidad, era concedido por un máximo de 10 años hasta terminar los estudios (art. 17 de la ley del Servicio Militar). También se le podía conceder diferimiento sin razón alguna por un máximo de dos años (art. 16 de la ley del Servicio Militar).

Más como esto