Loable iniciativa que protege a los celíacos

06 Mayo 2011
Las enfermedades raras dejan de serlo cuando se descubre que no son pocos quienes las padecen. Se estima que ascenderían a 400.000 las personas celíacas en nuestro país. Se trata de un mal hereditario y autoinmunitario, en el cual la superficie absortiva del intestino delgado resulta dañada, debido a la intolerancia al gluten, proteína que se encuentra en el trigo, avena, cebada y centeno (TACC), cuyo principal componente es la gliadina. Esto afecta la capacidad del intestino para absorber los nutrientes en forma adecuada. Se desconoce la causa exacta de la enfermedad celíaca. En su patogenia intervienen factores ambientales, genéticos e inmunológicos; se estima que una de cada 100 personas es celíaca, según se especifica en la página web de Ministerio de Salud de la Nación.

En diciembre de 2009, el Congreso de la Nación sancionó la Ley 26.588 por la cual se declaraba de interés nacional la atención médica, la investigación clínica y epidemiológica, la capacitación profesional en la detección temprana, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad celíaca, su difusión y el acceso a los alimentos libres de gluten.

La norma, como muchas otras a nivel nacional y provincial, no había entrado en vigencia porque no había sido reglamentada por el Ejecutivo. El martes se hizo efectiva esta asignatura pendiente, por lo tanto los celíacos tendrán cobertura médica y productos libres de gluten identificados con un logo. El distintivo de los alimentos es muy importante, ya que es la marca de seguridad para quienes tienen que consumirlos.

Se sostiene que a menudo uno de los principales inconvenientes no es el tratamiento sino el diagnóstico, porque al presentarse como un cuadro clínico complejo, la celiaquía puede remitir a otras enfermedades que producen dificultades para su detección temprana. La Comisión Nacional Salud Investiga descubrió que esta dolencia se presenta con mayor frecuencia en las mujeres y que el 90% de los casos se halló en niños mayores de 6 años.

Para la Asociación Celíaca Argentina, el celíaco no es un enfermo, sino una persona con una condición determinada. Con una dieta correcta, segura y permanente, el paciente puede alcanzar los niveles nutricionales que había perdido y lograr con ello su total desarrollo físico y neurológico.

Según el Ministerio, en la adolescencia la enfermedad se puede manifestar con anemia, dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, estomatitis, dermatitis, cefaleas, retraso puberal y menarca tardía, mientras que en la adultez, pueden indicar intolerancia el gluten: diarrea, irritabilidad, capatía, depresión, disminución del apetito, pérdida de peso, anemia, osteoporosis, fracturas, estreñimiento, abortos, infertilidad, convulsiones, migrañas y miocardiopatías, detalló la cartera sanitaria.

En su artículo 9º, la ley 26.588 prescribe que las obras sociales enmarcadas en las leyes 23.660 y 23.661, las entidades de medicina prepaga y aquellas que brinden atención al personal de las universidades, así como también todos aquellos agentes que otorguen servicios médicos asistenciales a sus afiliados independientemente de la figura jurídica que posean, deben brindarles cobertura asistencial, que comprende su detección, diagnóstico, seguimiento y tratamiento, incluyendo las harinas y premezclas libres de gluten, cuya cobertura determinará la autoridad de aplicación. En el artículo 14º, se establece que quienes violen la iniciativa pueden ser multados con montos que oscilarán entre $1.000 y un millón.

Creemos que la puesta en vigencia de la ley 26.588 es un acierto importante para proteger la salud de estos argentinos, que actualmente deben pagar el doble o el triple por los alimentos sin gluten. También sería importante que a nivel provincial se reglamentaran leyes aprobadas referidas a la discapacidad.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios