Un perito sugirió que se podría haber alterado la escena del crimen

El experto describió lo que vio al llegar a la casa del magistrado. "El arma de Pérez se usó el día del homicidio". Video.

24 Feb 2011

El perito balístico Ramón Antonio Martínez siguió declarando esta tarde en el juicio por el asesinato del juez de Menores Héctor Agustín Aráoz, ocurrido el 26 de noviembre de 2004. El experto, de la División Criminalística de la Unidad Regional Sur, describió lo que vio al llegar a la casa del magistrado en cuyo interior, contó, había al menos ocho policías. 
"En ese momento, aclaré que con todas esas personas adentro de la casa, yo no podría trabajar", relató. Entonces, Mario Mirra, abogado de la acusada Ema Gómez, le preguntó: "¿eso significa que se puede haber alterado la escena del crimen?". "Sí, por supuesto", respondió Martínez, y agregó que, debido a que ese día llovia, la gente que ingresó a la vivienda después del homicidio pudo haber dejado huellas que luego dificultarían las pericias.
El especialista fue también el responsable de la custodia y de las pesquisas que se realizaron en el arma que pertenecía al ex oficial Alejandro Darío Pérez, uno de los acusados del asesinato del magistrado tucumano, que ocurrió en su domicilio de avenida Aconquija 2.950, en Yerba Buena.
Ante una consulta de la fiscala de Cámara, Juana Prieto de Sólimo, Martínez señaló que no le caben dudas que el arma, marca Browning, calibre 9 milímetros -que pertenecía al imputado- fue empleada el día del crimen del juez. "Trabajé con los elementos en la mano unos momentos después del hecho, porque fui el encargado de garantizar la cadena de custodia", dijo. 
A Gómez y a Pérez se los acusa del homicidio. La ex agente era pareja del magistrado, y habría mantenido una relación paralela con el ex policía. Un conflicto sentimental habría originado el crimen, según la hipótesis impulsada por el fiscal Guillermo Herrera en la etapa de investigación. LA GACETA ©

Comentarios