Una vecina escuchó gritar a Gómez

24 Feb 2011
1

Florencia Inés Mazzeo (foto) era vecina del juez Héctor Agustín Aráoz hace seis años, cuando fue acribillado en su casa de avenida Aconquija al 2.900. La joven ayer declaró como testigo y, si bien no vio quién pudo haber asesinado al magistrado, aportó varios datos sobre qué ocurrió el 26 de noviembre de 2004 en esa zona de Yerba Buena. "A las 21 o 22 escuché unos gritos que salían desde la casa del juez. Ya estaba oscuro. Yo no sabía que era Ema Gómez (una de las acusadas del crimen) hasta que después la vi. Ella decía: ?¡Por qué lo has hecho! ¡Por qué lo has hecho!? Y desde la vereda, una persona le preguntaba a ella si el juez estaba vivo o muerto", comentó la joven. "En ese momento -agregó-, yo pensé que Agustín se había suicidado. Relacioné las dos frases y creí eso". Aquella vez, Mazzeo salió de su casa y advirtió que sólo había dos personas (a las que no pudo identificar). "Me llamó la atención que no hubiera ninguna ambulancia; por eso, mi mamá se fue a buscar después un médico", dijo.

Y dijo que no escuchó los disparos, supuestamente realizados cerca de las 17. "Yo estaba en un ciber", dijo. Y añadió: "sabía que Agustín tenía una relación sentimental con Ema Gómez. Creo que los había visto y, además, una de las hijas de él me había contado algo, porque somos muy amigas".

Además, Mazzeo señaló que no vio ni escuchó que se hubiera hecho un asado ese día en la casa del juez, contradiciendo la hipótesis de Andrés Fabersani sobre la fiesta de funcionarios judiciales.

Comentarios