Hasta Interpol tiene una foto de Luis Piccinetti, pero el masajista sigue prófugo

Más de 100 policías están haciendo trabajos de inteligencia y buscan al acusado, que huyó el lunes para no escuchar su sentencia. Seguramente es la persona más buscada de toda la provincia, dijo el comisario Humberto Ruezga. Controles fronterizos.

23 Feb 2011
Pasó de ser el acusado más carismático de la sede penal de Tribunales a convertirse en el fugitivo más buscado de Tucumán. Ahora, unos 100 policías están tras sus huellas, pero todavía no logran encontrarlo. Lo último que se sabe de él es que anunció que se iba a ir a pescar a El Cadillal con un grupo de amigos. Pareciera que se lo ha tragado la tierra.

Luis Rafael Piccinetti, que está imputado junto a Silvia Raquel Lai del crimen del agricultor José Luis Salas (asesinado en julio de 2007), debía presentarse el lunes ante el tribunal para escuchar su sentencia. Pero el masajista a domicilio no concurrió y la Justicia ordenó su captura.

Todavía no hay pistas de su paradero. Pero personal de la Dirección de Investigaciones de la Policía, a cargo de los comisarios Raúl Ferreira y Humberto Ruezga, lo está buscando. "Ya empezamos el proceso de captura. Están abocadas a esta tarea las Divisiones Homicidios y Delitos Complejos y Trata de Personas, y la sección Seguridad Personal. Más de un centenar de oficiales están recabando información pero hasta ahora no lo encontramos", dijo el comisario Ruezga, subdirector de Investigaciones.

A través de Interpol, se solicitó la colaboración de todas las fuerzas nacionales y de países limítrofes, añadió Ruezga. "Ya se mandaron los antecedentes y la foto del acusado a las otras provincias y a todos los puestos fronterizos. Por el momento, realizamos un trabajo de inteligencias, sobre el que no podemos dar mayores detalles", dijo. Y aseguró que es el prófugo más buscado de la provincia.

Las frases célebres del dandy de Trancas pertenecen al pasado. Su teléfono celular da ocupado, o directamente se escucha el contestador automático. "Los familiares desconocen dónde está; su esposa (Francisca Balmaceda) dijo que lo único que sabía de su marido era que se había ido de pesca el sábado. Pero algunos vecinos lo habrían visto comprando pan cerca de su domicilio. Hay una contradicción en este punto", expresó Ruezga.

Operación "silenciosa"


El comisario Ferreira manifestó que han iniciado una operación "silenciosa". "Toda la Policía de Tucumán lo busca (a Piccinetti). La Policía Federal, la Policía Aeroportuaria y Gendarmería están cooperando con la búsqueda. Esta no es una tarea fácil para nosotros; a lo mejor el imputado está escondido al lado de su casa, o en otro lugar. No tenemos una certeza", expresó.

El lunes, en una carta que le envió a LA GACETA, el manifestó que no escapa de la Justicia, sino de la injusticia. Y que si se presentaría a escuchar el veredicto del jurado, defendido por el abogado Cergio Morfil. Sin embargo, el otrora dueño de un gimnasio en Trancas, desapareció.

La Policía, sobre la base de los testimonios de sus familiares y de informaciones publicadas en distintos medios, ya realizó un recorrido por El Cadillal. "Ya se hizo un chequeo en esa zona. Pero, de acuerdo a las investigaciones, no lo habrían visto. También se está recorriendo la zona norte de Trancas. Hay información de que estaría en alguna provincia limítrofe, pero el acusado no cuenta con los recursos suficientes para trasladarse de un lugar a otro; ese factor nos juega a favor, es una ventaja. Por ese motivo, pensamos que no está lejos", aseveró Ruezga.

En el aeropuerto


Los investigadores tampoco descartan que el presunto homicida pueda haberse quitado la vida luego de emprender la fuga. "Siempre existe esa posibilidad, pero no es muy factible", dijo Ruezga. También se llevó a cabo un chequeo en el aeropuerto. Desde allí, le informaron a la Policía que el acusado no salió en ningún vuelo.

De acuerdo a la hipótesis de la fiscala de Instrucción, Adriana Giannoni, Piccinetti y Lai eran amantes. Salas, según esta versión, los descubrió y tuvo una fuerte discusión con Piccinetti, que en aquel entonces era dueño de un gimnasio. Días después, los acusados mataron al agricultor, dice Giannoni.

La víctima fue encontrada en su dormitorio. Había recibido varios golpes en la cabeza con un objeto metálico y pesado, indica la autopsia.

Un día después del homicidio del agricultor, la Policía secuestró en el gym de Piccinetti un pantalón, una campera y un par de zapatillas del acusado. Las prendas habían sido lavadas recientemente y tenían manchas de sangre pertenecientes a la víctima.

Piccinetti dice que estas pruebas fueron "plantadas". Pero no quiso escuchar qué piensan los jueces y se marchó el lunes. Algunos se están preguntando, a modo de broma, si no se lo habrá tragado la tierra tras el temblor.

Comentarios