La empresa se reacomoda para pasar el verano

Mientras los empleados buscan "cargar las pilas" durante su licencia, las vacaciones son una buena etapa para planificar lo que se viene. Este período es un excelente momento para delegar tareas y, así, evaluar internamente al personal. También contribuye a fomentar la cooperación dentro de la oficina.

14 Dic 2010
1

DESCANSO EN EL PARAÍSO. Olvidarse de los temas laborales que quedaron pendientes es una buena forma de volver renovado y de encarar mejor el año. LA GACETA / ARCHIVO

En esta época del año, las empresas diagraman el cronograma de vacaciones de sus empleados. En las organizaciones se producen algunas tensiones y conflictos hasta tanto se arma el "mapa de los que trabajan y los que descansan", dice a LA GACETA José María Blunda, especialista en Gestión de Personas en Organizaciones.

En otros países como España, agrega, la ley explicita algunos criterios para gestionar los conflictos que se producen por ejemplo porque todos los empleados de un sector, que no puede quedar descubierto, piden tener sus vacaciones en la misma fecha; la ley reza: "en el supuesto de que exista coincidencia en los turnos de vacaciones, el orden de preferencia será el siguiente: los trabajadores con responsabilidades familiares, los trabajadores con mayor antigüedad en la empresa y los trabajadores con mayor antigüedad en la categoría". En nuestro país la ley no pauta como deben darse preferencia a los pedidos de empleados sino que deja la decisión a discreción del empleador (lo único que se establece es que si el matrimonio trabaja en la empresa, las vacaciones deben otorgarse de manera conjunta). Por eso, indica Blunda, el primer desafío de las empresas es poder considerar los pedidos de la mayoría de los empleados, sobretodo no olvidando que es sumamente necesario verdaderas vacaciones, para poder desconectarse del trabajo y que esta descanso sea además de placentero, una de las medidas para prevenir o gestionar el estrés laboral.

Entre las medidas que sugiere Blunda (su sitio web es www.joseblunda.com.ar) para que las empresas puedan gestionar positivamente esta época se inscriben:

Planificar. Esto permite a las empresas a actuar proactivamente con el fin de evitar problemas de última hora y brinda previsibilidad para el empleado y el área. Cada área en función de las tareas, puede organizarse para aprovechar la disminución del trabajo y poder gestionar, con menos personal en esta época, para que el resto "cargue las pilas" para los períodos de mayor trabajo.

La delegación de tareas. Las delegaciones efectivas son una excelente oportunidad para el crecimiento del personal. Si la empresa ha incursionado efectivamente en esta práctica, tendrá más posibilidades de haber transferido conocimientos y habilidades a las personas que quedarán durante el receso a cargo de las tareas. Es imprescindible que durante el año se identifiquen las áreas de crecimiento del personal para que mediante la delegación se los prepare para darles autonomía y madurez laboral para esta época.

La cooperación. Es necesario también fomentar este valor en las organizaciones. Es lo que ayuda a gestionar conflictos propios de la época sobretodo cuando los empleados no sólo se hacen cargo de su tarea sino de las de compañeros que están descansando. Cuando se instala en los grupos el valor de la solidaridad y la cooperación se abren posibilidades de reforzar los lazos.

Comentarios