La escasez de agua potable obliga a los taficeños a reorganizar sus vidas

Vecinos de distintos barrios lavan la ropa de noche, cuando un "hilo" fluye de las canillas. Un especialista de la UNT dice que el problema se soluciona evitando derroches. El PE no renuncia a Potrero de las Tablas

21 Nov 2010
1

DIARIO PEREGRINAR. En la casa de Oscar Gil, los grifos sólo gotearán a la madrugada. Ël sale a pedir agua a un vecino que vive a un par de cuadras.

Tafí Viejo es una ciudad donde buena parte de los vecinos nunca cierran las canillas. En numerosos barrios, la provisión de agua potable se da sólo durante un par de horas y a la madrugada. Así que los taficeños como Cristina Gil modificaron sus hábitos: durante la noche, acopian el liquido en bidones, se bañan y empiezan a lavar la ropa.

El especialista en recursos hídricos Franklin Adler sostiene que para conjurar la escasez sólo hace falta inculcar el uso racional del recurso: evitar derroches y medir el consumo. Para él, no hace falta aún construir el dique Potrero de las Tablas. Sin embargo, el secretario de Obras Públicas, Oscar Mirkin, sostiene que ese emprendimiento sólo está "demorado": no descartado. Y afirma que proveerá de agua a 450.000 tucumanos.

Comentarios