Perpetua a una inglesa que mató a su hijo en coma

Crece la conmoción en Londres. El joven tenía una lesión cerebral. ¿Qué opina?
Compartir
FRANCES INGLIS. La mujer afirmó que realizó un acto de amor.

LONDRES.- Frances Inglis, una inglesa de 57 años, mató a su hijo, luego de inyectarle una dosis letal de heroína. El joven se encontraba en estado vegetativo, desde hace dos años, a causa de un accidente.

"Lo sostuve en mis brazos le dije que lo quería y lo inyecté en sus brazos y muslos, y le dije que todo iría bien" declaró la mujer ante los tribunales. Aseguró que fue un acto de amor y devoción.

Thomas Inglis, de 22 años, se encontraba postrado en un hospital desde julio de 2008, cuando sufrió un grave accidente. Una noche, en la puerta de entrada de un pub, protagonizó una pelea que lo dejó herido; los paramédicos decidieron trasladarlo al hospital, pero el joven se negó y se lanzó desde de la ambulancia. Al caer golpeó con su cabeza contra el pavimento; la lesión fue irreversible.

Su madre intentó, en noviembre del mismo año, envenenarlo para que "no pasara por ese infierno" según declaró. Pero el intento fue nulo. Luego de dos años, Frances ingresó nuevamente al hospital en donde se encontraba su hijo y le inyectó una dosis letal de heroína.

Durante las dos semanas que duró el juicio, Inglis insistió en su inocencia, aduciendo que había matado a su hijo "con amor en el corazón, y no con malicia. Sé que Tom no hubiera querido jamás llevar una vida totalmente dependiente. El ya había perdido su vida en aquel accidente", dijo la madre en el juicio. Pero fue declarada culpable y condenada a cadena perpetua. Según afirmó el juez Brian Barker, se trataba de un asesinato, independientemente de las intenciones que haya tenido la mujer. Ultimamente, Tomas había mostrado una ligera mejoría, pero Frances, que se estaba formando como enfermera, no quiso creer en el pronóstico alentador de uno de los médicos

"Toda la familia y la novia de Tom apoyamos totalmente a mi madre. Todos los que lo amaban y se sentían cerca de él no consideran lo que ha hecho un asesinato, sino un valiente acto de amor", dijo Alex, otro de sus hijos. (Especial)