"Nosotros hacemos la fiesta para que los demás se diviertan"

Este año, La Va-K Sagrada festejó en casa. Los gastronómicos.

27 Dic 2009
1

VOZ Y FIESTA. Kike, gran animador. LA GACETA / ARCHIVO

Es un trabajo, pero con gusto y junto a las personas con las que suele pasarse más tiempo que con la propia familia. Así toma la experiencia de actuar en las fiestas de fin de año el cantante de la Va-K Sagrada, Kike Orellana. En los últimos siete años, el grupo animó las cenas de importantes hoteles locales, sin familiares ni seres queridos cerca, más que sus compañeros.
"Si bien la parte sentimental es bastante dura, porque no tenía a mi hija, a mi novia o mis viejos conmigo, se sobrelleva pensando que es un laburo que me gusta hacer", señaló. "Estamos acostumbrados a formatearnos así, porque es nuestro laburo, hacemos la fiesta para que los demás se diviertan", explicó, quien agregó que en estas ocasiones la paga es bastante mejor, y hay que aprovechar.
Este año decidieron no trabajar en Noche Buena, pero no soportaron estar lejos entre sí, y los integrantes de la Va-K recibieron juntos la Navidad, aunque sin trabajar.
Kike contó que ellos suelen brindar, después de la medianoche, con los mozos, cocineros y demás empleados. "Ellos llegan al salón a las 18, y a la medianoche están sirviendo el champagne, no tienen tiempo ni para llamar a su familia a esa hora... yo valoro mucho su laburo, y desde el escenario los agasajamos", contó.
Tras la tragedia de Cromagnon, la banda tuvo que sortear el bajón generalizado que embargó esa noche. "No podíamos no hacer o decir nada... pedimos un minuto de silencio, y ahí todo se mezcla con lo de siempre, con el recuerdo de los que no están...  pero el que te contrata necesita alegría, y pudimos zafar bien", relató.

Comentarios