La pelea entre EEUU y China acapara a Copenhague

La pugna entre ambas potencias es el eje de la cumbre. Los ministros inician las negociaciones decisivas.

14 Dic 2009
COPENHAGUE, Dinamarca.- Cuando restan pocos días para que finalice la cumbre de cambio climático de Copenhague, el titular de la Secretaría del Cambio Climático de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Yvo de Boer, remarcó que la disputa entre China y Estados Unidos es uno de los puntos centrales en las negociaciones.

El funcionario afirmó que en las reuniones anteriores se avanzó en las cifras de reducción de emisiones, pero aún resta definir los métodos de financiación de esas políticas. "China pide a Estados Unidos que haga más, y Estados Unidos también le pide a China que haga más. Espero que en los próximos días todo el mundo pida a todo el mundo que haga más", manifestó.

La primera semana de la cumbre dejó en claro las posturas divergentes de ambas potencias. Todd Stern, el enviado del presidente norteamericano Barack Obama, afirmó que no habrá financiación para el gigante asiático. "No veo dinero público destinado a China", aseguró. Por su parte, el viceministro de Exteriores chino, He Yafei, respondió en similares términos: "exigimos ayuda para rebajar un 40 % el dióxido de carbono (CO2)".

Nuevo impulso
Desde hoy, y hasta el viernes, cuando finalizará el cónclave, se incorporarán a las tratativas los primeros ministros de los 190 países participantes para cerrar un acuerdo sobre cambio climático. A propósito, la representante danesa, Connie Hedegaard, destacó la llegada de las máximas autoridades. "Aún hay muchos desafíos y problemas no resueltos. A partir de ahora habrá voluntad política para solucionarlos", señaló.

Por su parte, el primer ministro danés y anfitrión del encuentro, Lars Lokke Rasmussen, subrayó que aún los estados industrializados tienen posturas alejadas con las naciones emergentes sobre los recursos para reducir los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero.

En tanto, más de 200 personas que participaron en una protesta pacífica, pero no autorizada, contra la cumbre fueron liberadas, luego de ser detenidas por la Policía danesa. El sábado fueron arrestados cerca de 1.000 manifestantes, pero todos recuperaron ayer su libertad. (Reuters-DPA)

comentarios