EDITORIAL

Las palabras soeces de Maradona

Compartir

La agónica clasificación de la Selección argentina al Mundial de Sudáfrica 2010 y las bochornosas expresiones de Diego Maradona durante la conferencia de prensa, posterior a la victoria sobre el combinado uruguayo por 1 a 0, dieron rápidamente la vuelta al mundo.
El ex futbolista y actual entrenador del seleccionado atacó a la prensa con palabras soeces, impensadas en cualquier persona con un cierto grado de cultura. Lejos de cualquier autocrítica por la floja performance del equipo bajo su conducción, el ídolo insultó a los periodistas que lo criticaron, desnudando una vez más su falta de equilibrio emocional ante situaciones que lo desbordan. La alegría por la clasificación se convirtió en una vergüenza que tuvo un amplio rebote en el exterior.
Por ejemplo, el británico "The Daily Mail" dijo: "Maradona enfría las celebraciones de Argentina al hacer pedazos a sus críticos". En el diario "El Mundo", de España, en un blog titulado "Llorando por Argentina", se atacó a Maradona. "Varias realidades manchan la imagen argentina. Messi no es el mejor jugador del mundo en la selección de Maradona. No pasa de fino estilista , pequeño, comediante y saltarín. Que Higuaín desplace al Kun y a Tevez parece una pesadilla. Y si encima la 'Brujita' Verón ejerce todavía de Von Karajan sugiere que Argentina es una especie de manicomio, gobernado por un loco futbolístico que insulta al mensajero, como males de todas sus locuras", señaló la crónica.
Otro periodista de ese diario comparó la reacción del técnico con la niña de la famosa película "El exorcista": "Y así 'el Diego', como transmutado en la 'Niña del Exorcista', sacó ese fusil que tiene por lengua al final del partido. Que Dios lo perdone... una vez más".  Mientras otro periodista español manifestó: "el vocabulario soez, los gestos y las formas de quien es el mejor jugador de todos los tiempos siguen inversamente proporcionales a aquella estética imperecedera del balón cosido a su bota izquierda. Qué pena el reverso tenebroso". Al frente del equipo nacional, Maradona cosechó tres derrotas ante Bolivia (por 6 a 1), Brasil y Paraguay, y una victoria ante Uruguay. En general, se le ha criticado la ausencia de una línea de juego, así como de estrategias para enfrentar a los rivales; se le ha cuestionado el bajo rendimiento de jugadores que brillan en Europa, como es el caso de Lionel Messi, considerado el mejor futbolista del mundo. También se ha hecho hincapié en su escasa trayectoria como entrenador.
El cargo de director técnico de la Selección nacional es seguramente la máxima aspiración de cualquier entrenador. Para ocuparlo no sólo se requiere solvencia profesional y una larga experiencia, sino también un sólido equilibrio emocional que le permita a la persona soportar las constantes presiones del público, de la prensa y de los mismos dirigentes. La contrapartida de Maradona fue el mediocampista de Estudiantes de La Plata, Juan Sebastián Verón, que señaló que al plantel no le sirve enfrentarse con el periodismo y en una posición autocrítica indicó que el equipo debe encontrar una identidad futbolística e insistió en que Argentina hoy no es candidata a ganar el Mundial. "Hoy estamos para hacer una buena Copa del Mundo, no para ser campeones. Tenemos tiempo para mejorar. Hay que trabajar mucho", sostuvo, dándole de algún modo razón a las críticas que viene recibiendo el equipo.
Creemos que las groserías de Maradona dejan mal parada la imagen de la Argentina, que es además una reconocida potencia futbolística. Se trata de una conducta reprochable en cualquier deportista y mucho más de alguien que es una suerte de embajador del país por el hecho de ser considerado uno de los mejores jugadores de todas las épocas. Es de desear que no se tratara de justificar lo injustificable, haciendo de cuenta que nada pasó.

Más como esto