Los familiares cumplieron el deseo final de Mercedes Sosa

Las cenizas de la cantante fueron esparcidas ayer en un paraje de San Javier. Más de 200 personas acompañaron el cortejo desde la ciudad. Hubo cantos y lágrimas durante el emotivo responso.

14 Oct 2009
1

ESPARCIDA EN LA SALA. Los familiares de la cantante dejan caer sus cenizas en la tierra de San Javier, en un paraje donde ella solía descansar. EZEQUIEL LAZARTE / REUTER

Mercedes Sosa descansa en el lugar que más le gustaba: un paraje en La Sala donde podía contemplar toda la ciudad cada vez que venía a descansar. Más de 200 personas, entre familiares, amigos, algunos artistas locales y funcionarios del Ente Cultural, acompañaron el cortejo fúnebre desde el centro de la ciudad, donde se le rindió homenaje durante toda la mañana y parte de la tarde de ayer. Durante las exequias, una multitud de seguidores de la cantante acudieron al edificio de San Martín y Laprida para darle el último adiós. "Era... es la Pachamama, y ahora vuelve a la tierra para alimentarla", dijo Fernando "Cacho" Sosa, hermano de la cantante.

Comentarios