Hallaron un ocelote herido, lo curaron y ahora lo devolverán a su hábitat

Dos guardaparques descubrieron al felino tendido en un camino. Se repuso sin perder su estilo de vida salvaje.

16 Sep 2009

No dudaron ni un instante. Cuando los guardaparques del Parque Nacional Los Alisos encontraron, hace dos meses, a un ocelote herido en un camino de Chicligasta no perdieron tiempo en pensar los pasos a seguir: lo levantaron con extremo cuidado y lo trasladaron a la reserva de Horco Molle, para que sea curado. La historia verá mañana su final feliz, ya que el animal será devuelto sano a su hábitat natural.

El ocelote -una especie de felino cuya supervivencia está amenazada en el país- fue sometido a 75 días de tratamiento en la reserva que depende de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT). Fue una tarea complicada ya que, al ser descubierto por los guardaparques Juan Santillán y Gerardo Carreras, tenía traumatismos craneanos, de cadera y hematomas faciales.

"Tenía todas las señales de haber sido chocado por un automóvil", explicó Juan Pablo Juliá, director de la reserva, quien agregó que, milagrosamente, el animal no padeció quebraduras. Tras múltiples estudios comenzó el proceso de recuperación del ejemplar, que mide 82 centímetros de largo, sin contar los 42 centímetros de cola.

Experiencia única
La tarea requirió de un esfuerzo compartido entre biólogos, personal de manejo de fauna y veterinarios que, al ponerse en marcha, contaban con un dato poco alentador: sólo sobreviven a estos tratamientos el 20 % de los ocelotes. Sin embargo, no menguó la dedicación de los profesionales, cuyo principal objetivo era lograr que el animal conservara su estilo de vida salvaje. Por eso, tuvo poco contacto con humanos y a los 30 días comenzó a ser alimentado con presas vivas.

"Lo más complejo fue lograr la recuperación de sus problemas motrices. Al principio pensábamos que sería difícil que volviera a su hábitat. Sin embargo, con el correr de los días, observamos que dejaba atrás sus problemas neuronales y que ganaba en movilidad, hasta que empezó a cazar. Eso nos puso muy felices porque se trata de una experiencia única en el norte argentino", relató Juliá a LA GACETA.

El animal será liberado mañana en el Parque Nacional Los Alisos, en una acción conjunta entre la Dirección de Flora, Fauna Silvestre y Suelo de la provincia, personal de Los Alisos y miembros de la reserva de Horco Molle, cumpliendo con criterios internacionales marcados por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. LA GACETA ©

Comentarios