El Precop asesora cómo se debe proceder en la cosecha de maíz

El organismo dependiente del INTA Famaillá ofrece a los productores información sobre la actual campaña 2008/2009 del grano y sugiere una metodología para evaluar las pérdidas que se producen.

24 Jul 2009
1

CUIDADOS. La regulación de las cosechadoras y la capacidad de los maquinistas son importantes para darle previsibilidad a la eficiencia en la cosecha. LA GACETA / ARCHIVO

El INTA EEA Famaillá, a través de su Proyecto Nacional de Eficiencia de Cosecha, Poscosecha y Agroindustrias PRECOP II (Módulo Tucumán-Santiago del Estero), ofrece a los productores datos de la cosecha actual de maíz y una metodología de evaluación de pérdidas. Además, recuerda los resultados de la campaña anterior para tener en cuenta.
El maíz 2007-2008 se realizó de manera normal y con muy buenos rindes de aproximadamente 7.175 Kg./ha en la zona de muestreo, debido a las buenas condiciones climáticas y a que solo hubo algunos inconvenientes de vuelco, por los fuertes vientos registrados en algunas zonas, principalmente en el este de Tucumán. Las pérdidas totales fueron de 298 kg/ha, de las cuales 203 kg/ha fueron en precosecha y 95 kg/ha producidas por las máquinas.
Durante la actual campaña, se estima que en Tucumán se sembró alrededor de 40.000 has con maíz. La cosecha comenzó a mediados de junio en las zonas de Los Pereira, Burruyacu, Cruz Alta, Las Cejas, Isca Yacu y La Cocha, donde hasta el momento se calculan rendimientos promedios generales de 6.300 kg/ha. Los granos se están entregando en las plantas de acopio con humedades por debajo de la humedad de recibo, es decir del 14,5%, y con maíces de muy buena calidad. Si bien la humedad de recibo es de 14,5%, los acopios también reciben por encima de estos valores, pero con descuentos.
Según datos de Bunge, AGD y otros acopios locales, las superficies de siembra estimadas son 39.440 ha en Tucumán; 24.840 ha en Santiago del Estero (oeste) y 3.720 ha en Catamarca. Los maíces son de muy buena calidad, con 13% o 14% de humedad y poco daño en granos. Bunge está recibiendo 10 camiones por día y espera recibir más; plantea que al no existir precios fijos en pizarra para el maíz, el productor lo está reteniendo en el campo en los silos. Por su parte, AGD no está recibiendo camiones hasta el momento. Otro importante punto de recibo es la planta Misky de Arcor, con gran concentración de camiones de Tucumán y provincias vecinas.
Al finalizar la cosecha, el PRECOP II difundirá los resultados finales. Tendiendo en cuenta que el grueso de la misma está por desarrollarse, los técnicos del proyecto proponen una metodología para la evaluación de pérdidas.
1) Pérdidas de precosecha: se delimitará un sector del lote (rectángulo) de un ancho igual al número de hileras del cabezal maicero que se utilice y de un largo que dependerá de la distancia entre hileras del cultivo. En dicho rectángulo se recolectarán todas las espigas que, a nuestro entender, no serán recogidas por la máquina de ninguna forma, como: a) Espigas desprendidas de la planta y caídas en el suelo, b) Espigas adheridas a plantas volcadas, donde es preciso hacer la siguiente observación: b.1) Plantas volcadas en sentido transversal a la siembra, b.2) Plantas volcadas en la dirección de la hilera. Una vez que se recogieron las espigas perdidas (espigas caídas y el 50% de las espigas recolectadas según la premisa b.2), hay que transformarlas en kg/ha de pérdidas de precosecha.
2) Pérdidas por cosechadora: a) Pérdidas por cola; b) Pérdidas por cabezal: b.1) Pérdidas por desgrane, b.2) Pérdidas por voleo de espigas.
Mayor información hay que solicitar en: www.cosechaypostcosecha.org, o al técnico e investigador Luis Vicini: e-mail: lvicini@correo.inta.gov.ar

Comentarios